• Estados y municipios se arrodillan por recursos ante la federación 
  • Los gobernadores hacen fila en Hacienda y comprometen a AMLO
  • El Trife ante una decisión que puede cambiar el panorama de 2019

Unos lo atribuyen al cambio de gobierno.

Otros a la denominada curva de aprendizaje, al final fruto de lo anterior.

Y los menos lo consideran normal año con año, al margen del avance del sexenio o del signo partidista de la administración central.

El cambio de reglas también es parte, pero nadie lo menciona.

Por una, algunas o todas las razones anteriores, estados y municipios esperan con ansia la segunda mitad de abril para ver fluir los recursos federales y atender muchas tareas pospuestas.

Es una lamentable espera de esperar desesperados, y no es oxímoron.

-Hasta hoy hemos trabajado sin un peso -dice Layda Sansores, alcaldesa de Alvaro Obregón.t

-Para mayo todo la entrega de partidas debe estar normal -dijeron a un gobernador sureño en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) cuando intentaba llegar al titular, Carlos Urzúa.

No fue una visita ociosa, pues regresó a su estado y a las pocas horas recibió una remesa para atender lo urgente: nómina, cuenta corriente, facturas pendientes de años anteriores y un pequeño margen más.

Y MIENTRAS, FIRMA DE COMPROMISOS

Ha sido el caso de muchos.

Los gobernadores se forman en Palacio Nacional y aprovechan las giras de Andrés Manuel López Obrador, mientras los presidentes municipales se turnan en su respectiva secretaría de Finanzas estatal.

-Nos dijeron que el 15 de abril comenzaría la entrega -dice festiva Layda Sansores.

Ella tiene la promesa de Claudia Sheinbaum de ponerse al corriente en la entrega de recursos durante abril, pero en los estados tardará mucho más aterrizar las participaciones federales.

Por eso los gobernadores más hábiles han cambiado su esquema de negociación.

Fundamentalmente se suman a proyectos -caso Tren Maya, refinería de Dos Bocas- o proponen los suyos y arrancan compromisos directamente con López Obrador para comprar esperanza.

Así lograron financiamiento Alejandro Moreno Alito para terminar el puente de Playa del Carmen a Campeche y Alejandro Murat las dos carreteras claves para enlazar la capital con la playa.

Otros han metido más imaginación y aprovechan eventos internacionales para lucirse, promover a sus estados y ganar el reconocimiento presidencial, como lo hizo Héctor Astudillo con el mejor Tianguis Turístico habido hasta hoy.

Esa estrategia seguirá, pero el principal dato de esta columna es verídico: estados y municipios esperan con ansiedad la segunda quincena de abril o el cumplimiento de las promesas de mayo.

PUEBLA, EL TRIFE Y OTÁLORA

La vista política estará puesta hoy en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Su decisión sobre Puebla sentará precedente, pero sobre todo marcará el giro de los procesos electorales del año, el extraordinario tras la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso y el ordinario de Baja California.

Hay varios elementos observar.

En los institucional, ver si prima el criterio de 2017, cuando rechazó ese organismo -entonces dirigido por la magistrada Janine Otálora– la impugnación de Ricardo Monreal para la candidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Monreal era el más popular, reconoció el Tribunal, pero tenía mayores posibilidades de crecer Claudia Sheinbaum.

Claro, verdad de Perogrullo, siempre podrá crecer más quien está más abajo.

Y en lo personal, observar la actuación de Otálora, voto clave para dar la victoria a Alonso en la elección poblana de julio pasado.

Eso más el argumento presentado por Yeidckol Polevnsky, quien en su decisión de plano ignoró a la Comisión Nacional de Elecciones del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).