CIUDAD DE MÉXICO.- Antes del apogeo de juegos portátiles como el PSP, e incluso el smartphone, existía un dispositivo que llenaba de felicidad a todos los millenials, que incluso llegó a ocasionar regaños en la escuela a los niños que jugaban en horas de clase; se trata del Tamagotchi, un juguete japonés creado en 1996 por Aki Maita y comercializado por Bandai.

El Tamagotchi se introdujo en América hasta 1999 de manera ilegal, debido a que su exportación no estaba permitida; sin embargo, desde entonces fue un cliché para los niños de la década hasta que fue descontinuado.

Su apogeo en los 90 se debió a que fue uno de los primeros juegos portátiles interactivos, su pequeña forma de huevo lo hacía el juguete perfecto para llevarlo a escondidas a la escuela.

Quien tenía este juguete, no podía separarse ni un minuto del artículo electrónico, ya que debía cuidar a su mascota como si fuera real, desde alimentarla, bañarla, curarla de alguna enfermedad, educarla o llevarla a hacer sus necesidades.

Con más de dos décadas desde su lanzamiento, Bandai anuncia su regreso a México, en la versión vintage Chibi.

La edición limitada estará a la venta a partir del 26 de febrero, la cual incluye seis modelos diferentes, con sus respectivas mascotas y solo podrás encontrarlo de venta en Liverpool hasta agotar existencias.