QUERÉTARO, Qro.- El escenario inesperado de la semifinal de Liga trajo de todo a Querétaro: especulaciones sobre posible cancelación porque, también contaminada, la ciudad prohibió clases y actividades al aire libre.

Y por supuesto las escenas de siempre: cientos de aficionados en fila, tiendas de campaña o cartones en torno al Estadio Corregidora habilitados como habitaciones para no perder el lugar y adquirir boletos.

Y no podría ser un espectáculo mexicano si no aparaciera también la reventa, aunque con cierta discreción por si aparecen inspectores o policías con afanes de decomiso, detención y, peor, consignación.

Cientos de aficionados literalmente durmieron en el estadio Corregidora de la Capital queretana para poder obtener un boleto para el partido que se disputará la noche de este jueves, América-León de la Liga MX.

En casa de campaña, cartones o con tan solo una cobija, no les importó pasar la noche con tal de obtener un boleto para el encuentro previsto del América contra el León.

El encuentro deportivo finalmente tuvo esta sede alterna, luego de que se registrara una contingencia ambiental por índices de contaminantes que colocan como mala la calidad del aire que se respira en la capital del país, donde se localiza el Estadio Azteca en Santa Úrsula.