Por Eleazar Flores

AÚN HAY MÁS-. Salvo su mejor opinión, parece ser que esta es la primera vez que el presidente reconoce como “un error” disminuir presupuesto a la UNAM, IPN, UAM y universidades públicas integrantes de la Asociación de Universidades e Instituciones de Enseñanza Superior, ANUIES.

Es más, la aceptación del error, -que en honor a la verdad debe acreditársele a su secretario de Hacienda Carlos Urzúa-, ayer por la mañana no le dio cabida López Obrador, hasta por la tarde.

Ni se preocupe, no le voy a dar un solo número del mega presupuesto federal 2019, pero si consideraciones para otras posibles rectificaciones presupuestales, siempre y cuando los funcionarios de Hacienda dispongan de la mínima sensibilidad y salgan a aumentar cifras para evitarle a su jefe López Obrador, otras aclaraciones.

De acuerdo al abultado documento presupuestal entregado por Carlos Urzúa al presidente de la Cámara de Diputados Porfirio  Muñoz Ledo, registran mermas el campo, la Secretaría de Cultura, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, CONACYT, y otras más relacionadas con la cultura, la investigación y todo lo que engloba innovación científica, ¡qué casualidad!.

Seguramente los hacedores de presupuestos saben que los intelectuales son difíciles para organizarse y organizar manifestaciones, marchas y demás procedimientos efectivos en otros gremios como los integrantes de la CNTE, quienes tan pronto les tocan algo que les afecte salen a las calles, toman plazas, destruyen comercios y muchos desmanes más.

El legislador incondicional Mario Delgado tendrá que tragarse sus palabras pues presumió a principios de semana que el presupuesto pasaría tal como lo envió el presidente Andrés Manuel López Obrador, “sin cambiarle ni una coma”. Veremos qué explicación dará a los medios.

CONTRADICCIÓN-. El presidente de México rectificó desde el estado de Hidalgo el presupuesto a la UNAM, IPN UAM y miembros de la ANUIES, durante la reapertura de la Escuela Normal Rural  Luis Villarreal, El Mexe, hecho que anunció en campaña. Estuvo acompañado por el gobernador y Raquel Sosa, coordinadora del Programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez.

Se deduce por lo que ha venido viéndose, que Raquel Sosa será la responsable del ambicioso programa de construir cien universidades en el país como lo ha reiterado el presidente de la cuarta transformación. Ahora habrá que ver cuánto costarán esas instituciones, los lugares en los que funcionarán y lo más difícil ¿de dónde sacarán el personal docente calificado?.

Colofón de esta entrega es otra obra cuestionada, el Tren Maya, no solo por grupos ambientalistas sino por los propios campesinos, pero en este asunto apueste y ganará que no habrá cambio de opinión por parte del presidente.