Elecciones bajo sospecha

0
88

Vuelvo a ratificar lo que he sostenido sobre las elecciones locales de los últimos años a partir de que, supuestamente, la equidad electoral fue tomando estado en los procesos: Ganan los que más dinero invierten, hacen más trampas y cometen menos errores. Coincido con Aguilar Camín cuando afirma que nadie que se apegara estrictamente a la ley podría ganar una elección. A pesar de múltiples reformas electorales que se han votado, de la misma forma partidos, candidatos y hasta gobiernos en turno, buscan en cada la elección la forma de “interpretar” la ley para en términos reales trampearla o en el mejor de los casos acomodarla a su conveniencia.

La calidad de los procesos electorales está muy por debajo de lo que la sociedad y la democracia mexicana merecen. Son ríos de dinero ilegal los que corren en cada campaña; ejemplos abundan. La inducción y compra del voto es práctica cotidiana, desde televisiones, refrigeradores, hasta las clásicas despensas son cosa común; por supuesto también se han introducido nuevos mecanismos, la entrega de tarjetas a las que se les deposita dinero una vez que se muestra la foto de la boleta es uno de ellos; y qué decir del manejo de los programas sociales. En las varias largas horas de transmisión del Canal de las Estrella el pasado domingo, fue recurrente la referencia a las más de cien visitas que durante el proceso electoral realizó el Presidente de la República y sus secretarios del gabinete al Estado de México.

De la jornada del domingo hay muchos temas por comentar. Destaca la intención de la mayoría de los candidatos a gober’s preciosos, sus equipos y los dirigentes de sus partidos por declararse ganadores a la menor provocación y cuanto antes mejor; sin contar con cifras reales, datos duros, sólo sus encuestas “patito” de salida mandadas a hacer a petición de parte, sin esperar datos oficiales; el caso más patético y ridículo lo fue el de Manuel Cota Jiménez, candidato del PRI y de la coalición “Nayarit por todos” que en conferencia de prensa afirmó “las tendencias me favorecen”. A las pocas horas el conteo rápido y el PREP le propinaron un rotundo desmentido, perdió por amplio margen frente al candidato panista-perredista.

En este escenario, la guerra de protagonismos, cifras, declaraciones y desmentidos está centrada en el Estado de México entre el PRI y Morena y en Coahuila entre el PAN y el PRI; apenas las manecillas del reloj marcaron las seis de la tarde, Horacio Duarte salió a proclamar el triunfo rotundo, inobjetable, contundente, incuestionable, con datos confiables de su candidata Delfina Gómez; a los pocos minutos el PRI y Alfredo del Mazo hicieron lo propio; Enrique Ochoa también realizó la proclamación de rigor destacando un elemento adicional, la derrota de populismo bolivariano, que nos pretende imponer López Obrador; quien por su parte no podía faltar en la fiesta de la democracia y soltó su primer video para congratularse del triunfo de la maestra Delfina; ya para las nueve cuarenta y siete de la noche, Pedro Zamudio, Consejero Presidente del IEEM dio a conocer el resultado del Conteo Rápido; Alfredo del Mazo obtenía entre el 32.75 y el 33.59%, Delfina Gómez entre 30.73 y el 31.53%, Juan Zepeda entre el 17.6 y el 18.28%, Josefina Vázquez Mota entre el 10.99 y el 11.57%; destacando un inédito nivel de participación del 54.1%; como era de esperarse los priistas al gozo y los morenos a la insurgencia, Andrés Manuel lanzó un segundo video descalificando al IEEM por ser parte de la Mafia del Poder y en un tercero anunció que irán al ¡voto por voto casilla por casilla! Ayer, Delfina ratificó su desconocimiento de Del Mazo y acusó a Zepeda de ser el candidato útil del gobierno; Del Mazo por su parte, en el mismo estilo de su partido y de su dirigente, con el mismo discurso de lugares comunes, llamó a darle la vuelta a la hoja, reconocer el resultado y ponerse a trabajar. No precisó si a favor de los mexiquenses o de OHL.

El caso más patético lo protagonizó el “niño Fidencio” de la Mafia Azul, Ricardito Anaya. Desde el primer minuto celebró que estaban en posición de ganar el 2018 (con él, por supuesto). Con su sonrisita de “nerd” de Atlanta, proclamó sus triunfos en Nayarit, Veracruz –que los obtuvieron de la mano de Yunes que se los va a cobrar a muy alto costo y del desastre de Duarte- y en Coahuila, donde otro personaje similar Guillermo Anaya insiste en proclamarse vencedor; en el Estado de México donde sufrieron una derrota estrepitosa, para justificarla recurrió a la tardía –a su juicio- exoneración por parte de la PGR de la familia de Josefina y de ella por presunto lavado de dinero, como si en la elección hubiera estado en disputa el nombre de la señora del pan; presume que el PAN llegará con trece gubernaturas –incluye Coahuila- al 2018, lo cual parece una confesión de parte de un mafioso asumiendo que el control de tales “plazas” le garantiza impunidad y recursos para la operación electoral. En contraparte y también haciendo gala de un oportunismo ramplón, la Señora Zavala lo culpa del desastre en el Estado de México, por la cantidad de votos que representa, no le falta cierta razón, el PAN está en tercer lugar en votación real en estas elecciones; Moreno Valle también le entró con su cuerno criticando el método para elegir a Josefina, cuya derrota le cuelgan a Anaya; o sea, las ambiciones desbordadas. De Alejandra Barrales hay poco que decir, sólo que suena raro festejar, lanzar las campanas al vuelo por no haber sido goleados; en la realidad lo evidente es que tiene mucha prisa por concretar la “alianza” con el niño Fidencio para ir como sus acólitos en el 2018.

Como se advertirá, de las elecciones del domingo no hay nada que festejar. Violaciones permanentes de las reglas del juego, supuestos líderes perdidos en sus visiones de somos los buenos no pasa nada, otros en sus desmedidas ambiciones de convertirse en salvadores de la patria; vamos, ni siquiera las victorias pírricas de quienes al final resulten “ganadores” merecen celebrarse.

¿Alguien puede asegurar que esto ya está decidido?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here