CIUDAD DE MÉXICO.- Elba Esther Gordillo comenzará este lunes a ejercer su libertad y sus ambiciones.

La ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) reaparecerá eme público durante una conferencia de prensa donde anunciará su estrategia.

Será al mediodía y, como lo ha señalado reiteradamente Teléfono Rojo, será para ir por el liderazgo del magisterio nacional en sus dos vertientes, la oficial y la disidente.

Siente suyo el SNTE, ahora dirigido oficialmente por Juan Díaz de la Torre, pero trabaja para acercarse a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

A los dos les ofrecerá lo mismo: abolición de la reforma educativa, fin de las evaluaciones como garrote para castigar a quienes sean malos maestros y reinstalación de despedidos por reprobar.

En el Salón Castillo del Hotel Presidente Intercontinental  se presentará como una mujer libre de culpa, exonerada por la justicia mexicana y declarada perseguida política del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Fue detenida, recordará, cuando se opuso a las amenazas a los maestros con una reforma meramente laboral y no educativa, como es el reclamo gremial.

Estará acompañada de sus abogados -Marco Antonio del Toro por delante-, de sus responsables de prensa y sobre todo de quienes con ella buscarán reivindicar la independencia del SNTE y de la CNTE.

De esta manera se cumple el compromiso obtenido de Andrés Manuel López Obrador cuando hizo alianza con él para ir por la venganza contra el gobierno de Enrique Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Tendrá toda la inercia del nuevo gobierno, el apoyo del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y un equipo de legisladores en la Cámara de Diputados y el Senado de la República para cumplirle sus demandas.