CIUDAD DE MÉXICO.- En pleno domingo de resurrección, la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, obtuvo otro pago por su apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Fiscalía General de la República (FGR) determinó devolver los bienes que le había confiscado en 2013, en el marco de la investigación que llevaba en su contra por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

De acuerdo con la versión pública de la sentencia del juicio de amparo 858/2018 consultada por el semanario Proceso, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) tomó decisión de “levantar los aseguramientos precautorios” sobre los bienes confiscados a Gordillo en plena transición entre las administraciones de Enrique Peña Nieto y el actual mandatario.

Según el acta jurídica, “se advierte que la agente del Ministerio Público responsable, por acuerdos de 30 de noviembre y 3 de diciembre, todos de 2018 (…) determinó levantar los aseguramientos precautorios (…) los cuales fueron realizados sobre los bienes antes precisados. El 30 de noviembre, la PGR estaba bajo el control de Arturo Elías Beltrán; el 3 de diciembre, ya tenía como titular a Alejandro Gertz Manero, el fiscal general actual.

De acuerdo con el acta de la sentencia, la Fiscalía restituyó a la líderesa sus siete cuentas bancarias congeladas, tres inmuebles de lujo, tres autos clásicos y de lujo, así como joyas y obras de arte.

Según el abogado de Gordillo, “actualmente no existe ningún asunto activo en contra de la maestra ni posibilidad del ejercicio de la acción penal, razón por la cual se trata de un asunto totalmente concluido y, por tanto, la maestra ya no enfrenta ninguna acusación penal”.

En agosto pasado, Gordillo fue absuelta de los delitos que le imputaba la entonces PGR durante el sexenio de Peña Nieto, y recuperó su libertad, después de más de cinco años en la cárcel.

Ahora busca recuperar todo su poder al amparo del Gobierno Federal, por lo que podría liderar de nuevo al SNTE.