No es una aclamación pero casi. El registro del candidato a la dirigencia nacional del PRI Enrique Ochoa Reza, tomó por sorpresa a algunos actores políticos y me causa algo de extrañeza que la oposición más manifiesta, venga de un exgobermador de Oaxaca.

Ulises Ruiz Ortiz publicó cartas pidiendo que el proceso de elección del Presidente Nacional de PRI, se abriera a las bases militantes del partido… entiendo que así es y que, los que se sientan con derechos para dirigir el PRI nacional, pueden inscribirse.

Aunque Ulises Ruiz sabe perfectamente que el joven Ochoa Reza, no tiene el perfil del político común del PRI, lo que sugiere que es una decisión presidencial y por tanto inapelable. ¿Por qué entonces Ulises Ruiz se arriesga a un enfrentamiento con el Presidente Enrique Peña?

Otra pregunta ¿por qué Enrique Ocha Reza?, ¿por qué no un político en vez de un técnico?

Enrique Ochoa Reza es licenciado en economía por el ITAM, donde obtuvo el grado mediante la tesis “Un Mercado de Generación de Energía Eléctrica para México” y licenciado en derecho por la UNAM. Estudió en la Universidad de Columbia, en Nueva York donde obtuvo los grados de Maestro en Ciencia Política, Maestro en Filosofía Política y el doctorado en Ciencia Política. (recuperado de www.wikipedia.org)

Digamos que tiene la base fundamental teórica de lo que debe ser un partido político y entiendo además que su formación fue dentro del Revolucionario Institucional, por tanto representa la renovación del PRI, la “sangre nueva” que necesita el partido para quitarse el yugo de los dinosaurios acostumbraos a la corrupción.

Enrique Ochoa Reza, representa a la nueva generación de priístas que tienen la encomienda de rescatar al PRI de la debacle en la que lo han metido las corrientes políticas que lo conforman, muchas de las cuáles, nacieron, crecieron y se desarrollaron en la época de opulencia y corrupción del Revolucionario Institucional.

El discurso de Ochoa Reza al registrarse como candidato a la dirigencia nacional del PRI, no deja lugar a duda del objetivo del Presidente Enrique Peña Nieto de “limpiar” de corrupción, las entrañas mismas de su partido, poniendo al frente de la dirigencia nacional a un joven que lo primero que está pidiendo, son cuentas claras.

Ochoa Reza se dirigió justamente a los gobernadores priístas de Veracruz y de Quintana Roo para que aclararan ante la opinión pública, las acusaciones de corrupción y fraude que pesan sobre ellos, curiosamente ambos son amigos de Ulises Ruiz…

Esa potencia en el reclamo de Ochoa Reza contra la corrupción de gobernadores y funcionarios priístas, puede ser el motivo por el cual el ex gobernador oaxaqueño se opone, aunque hay otros factores también.

Ya lo dije antes y lo repito, Enrique Ochoa representa la renovación sanguínea de una casta política obsoleta. Es joven, es muy preparado, es técnico, es Maestro y además es muy amigo (compañero de cuarto en la Universidad de Columbia) del Gobernador electo de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa.

Dada la rivalidad entre los ex gobernadores Ulises Ruiz y José Murat, es lógico que el primero piense que el poder detrás del trono en el CEN del PRI, será justamente el segundo.

No obstante se notó algo muy positivo en el discurso de Ochoa Reza y es la frescura de las ideas para la renovación del PRI, sobre todo dejando claro que el CEN no solapará ningún acto de corrupción y presionará al ejecutivo para que se castigue a los priístas que hayan cometido algún ilícito.

Los primeros podrían ser, lo exgobernadores de Veracruz, de Quintana Roo y quizá uno de Oaxaca… al tiempo.