El Zumbido del Moscardón

0
190

¿Qué tanto tiene que ver la curia católica en el conflicto magisterial?, ¿qué tanto los sacerdotes en las comunidades como Nochixtlán, azuzan a la gente desde el púlpito para incitarlos a la rebelión?, ¿qué tanto en redes sociales?

El cura Alejandro Solalinde no se esconde, creo que es el único que no se esconde en buscar la polarización de la sociedad y el apoyo a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la Sección 22 pero ¿cuántos curas más actúan en la oscuridad de sus púlpitos para apoyar a los sedicientes?

Hace poco, Alejandro Solalinde GUERRA –curiosamente así se apellida- realizó una encuesta en una red social en la que preguntó: ¿cómo crees que debe resolverse la crisis del magisterio?, y daba tres opciones:

  • Diálogo, Negociación y Paz
  • Represión e imposición
  • Ninguna, todo está bien

Obviamente ganó la opción 1, pero mañosamente no puso la opción “APLICACIÓN DE LA LEY”, seguro estoy, que esa opción hubiese ganado sin problemas pero para Solalinde GUERRA, la “aplicación de la ley”, es sinónimo de “represión e imposición”.

Entonces se entiende que Solalinde GUERRA busca afanosamente el “diálogo, la negociación y la paz”, pero no puede haber ni diálogo ni negociación porque los profesores siguen la máxima guevarista que dice: “HAY QUE SER REALISTA, DEMANDEMOS LO IMPOSIBLE”.

El diálogo y la negociación entre dos antagónicos no puede llevar más que a la confrontación, por tanto el sueño guajiro de la paz, es muy lejano.

Hace unos días también en Pinotepa Nacional, una población donde hay una fuerte presencia magisterial, quienes encabezaban las marchas en apoyo a los rebeldes, fueron sacerdotes de los diferentes templos de la región.

Quiere decir eso, que existe un interés de la curia católica en influir en el proceso de polarización de la sociedad en contra del Gobierno, lo cuál es peligroso en un estado como Oaxaca cuya mayoría religiosa pertenece justamente al catolicismo.

El poder de los curas en el púlpito, dada la influencia que tienen hacia sus feligreses, debería ocuparnos más de lo que nos preocupa, porque hay versiones de personas que estuvieron en el enfrentamiento de Nochixtlán que aseguran que el párroco tañó las campañas momentos antes de que se soltaran los disparos.

El arzobispado de Oaxaca ya respondió que el cura no tuvo nada que ver en el tañer de las campanas, sin embargo sí debe explicar a quién dejó subir al campanario porque la persona que usó las campanas del templo para llamar a la rebelión, debió ser alguien conocido del sacerdote.

Sabemos por su actividad, que hay varios párrocos involucrados o interesados en que la feligresía se sume al apoyo de la rebelión de los maestros, así como líderes de otras organizaciones que pretenden una conflagración.

Importante es entonces que la Secretaría de Gobernación investigue también la participación de estos religiosos en el conflicto magisterial y los exhorte a no meterse en asuntos de Estado.

Hay que recordar que una de las diferencias entre Estados Unidos y México, es que acá, el poder político, económico y social, fue durante centurias la Iglesia Católica, mientras la libertad de culto en el país vecino del norte, moldeaba una república de librepensadores.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here