CIUDAD DE MÉXICO.- La nueva administración federal deberá entenderse con todas las naciones y regiones, incluida América Latina, dividida por posiciones político ideológicas, consideró el director de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la UNAM, Manuel Martínez Justo.

En su opinión, el nuevo gobierno federal tendría que establecer relaciones con Argentina y Brasil en la derecha y extrema derecha; Bolivia, Venezuela y Ecuador en la izquierda; y al norte con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El especialista en Comercio y Finanzas Internacionales por la Universidad de Barcelona, expuso que en la actualidad el mundo vive una etapa compleja para las relaciones internacionales, con tendencias hacia poderes personalistas y nacionalistas.

Agregó que ello se suma al surgimiento de movimientos de extrema derecha, fenómenos que junto con el conservadurismo, no se pueden evitar y serán los desafíos en materia de política exterior del Ejecutivo.

De acuerdo con un comunicado de la Máxima Casa de Estudios, el doctor en Ciencias Políticas y Sociales abundó que el Ejecutivo federal tratará de tener buenas relaciones con todas las naciones, aunado a que procurará recuperar el liderazgo de México en Latinoamérica.

Al respecto, afirmó que las señales han sido propicias y ejemplificó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió a la toma de posesión de López Obrador a su hija Ivanka -“muy cercana a él y a quien escucha”–, y al vicepresidente Mike Pence.

“Eso, y su mensaje de felicitación, hablan de la intención del mandatario estadounidense de estar cercano a México, de una buena disposición para la relación bilateral”, opinó.

El expresidente y ahora miembro del Consejo de Honor de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales, resaltó que es positivo que vinieran a la toma de posesión jefes de Estado de casi todos los países centroamericanos y que se acercaran naciones que habían estado distantes, como Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Respecto a este último país, consideró que el manejo político con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro fue correcto: discreto, sin poner en el escaparate al mandatario venezolano.

Así, expuso que Centroamérica ha enviado señales de cercanía y signos de que considera a México con un papel de liderazgo para resolver los problemas de la región, lo que se concretó el 1 de diciembre pasado con la firma del Plan de Desarrollo Integral por parte de los México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Agregó que con la presencia del rey Felipe VI, también se intuye que España tiene como una prioridad a México, así como Portugal, “eso habla bien de la cercanía del mundo iberoamericano”, añadió el también miembro del Consejo de Honor de la Red Académica de Comercio y Negocios Internacionales.