CIUDAD DE MÉXICO.- Por el simple hecho de ser proveedores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresas nacionales e internacionales podrían ser perseguidas por la justicia mexicana.

La amenaza fue lanzada en presencia de Andrés Manuel López Obrador por el director de esa compañía, Manuel Bartlett, quien involucró a Carso (de Carlos Slim), IEnova y TransCanadá.

Por ahora esas firmas tienen los gasoductos y si no negocian sus contratos, para que se regule la actual situación, podrían  ser demandadas por parte del actual gobierno federal, según la amenaza.

“Lo que dijo el Presidente es muy claro, él va a invitar a estas empresas que son conocidas para que inicien una revisión de contratos firmados en el periodo anterior y si no están de acuerdo serán demandados”, precisó Bartlett.

Entrevistado al término de la conferencia de prensa de está mañana, el titular de energia dijo que en el sexenio pasado se “firmaron muchos contratos con empresas privadas para traer gas, básicamente de Estados Unidos, unos están funcionando y otros no porque han tenido problemas en la construcción. Que si el problema de los yaquis, que entraron a terrenos nacionales y no está permitido, toda una lista de asuntos sociales”.

Aclaró  que “el problema que planteamos de acuerdo con los contratos que se establecieron, y que digo yo, contratos leoninos, resulta que cuando está un caso como estos, que hay un grupo de comuneros, y no lo resuelven ellos, interpretan que es la CFE que tienen que acatar el pago, cinco mil, siete mil millones y va creciendo”.

Por otra parte, y al ser cuestionado sobre el papel que jugará el sindicato de electricistas, el funcionario dijo que se respetarán todos los contratos.