CIUDAD DE MÉXICO.- Cuauhtémoc Blanco, hecho gobernador de Morelos con la magia popular de Andrés Manuel López Obrador, mandó a valar al presidente en su mitin en Tijuana, Baja California.

El tabasqueño convocó a toda la patria, a todos los gobernadores, a todos los legisladores, a todos los poderes, a todos los mexicanos para celebrar que hubo acuerdo con Donald Trump.

Pero Blanco, surgido de las filas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con el respaldo del desaparecido Partido Encuentro Social (PES), desestimó la convocatoria y prefirió sus aficiones deportivas.

Optó por asistir a un encuentro de jugadores ancianos del Guadalajara y del América enjuiciado un estadio ajeno, mejor conocido como Azul y ahora en receso porque ya no lo usa el Cruz Azu l.

Con pocas emociones y pocos goles, el Clásico de Leyendas brindó una grata satisfacción a los aficionados que se dieron cita en el Estadio Ciudad Deportiva (antes Azul), para ver nuevamente jugar a los grandes de Chivas y América.

Entre las figuras que se dieron cita, destacan el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, quien puso pase para gol y Adolfo El Bofo Bautista.

CRÓNICA DEL PARTIDO

CIUDAD DE MÉXICO.- Con pocas emociones y pocos goles, el Clásico de Leyendas brindó una grata satisfacción a los aficionados que se dieron cita en el Estadio Ciudad Deportiva (antes Azul), para ver nuevamente jugar a los grandes de Chivas y América.

El partido que generó una expectativa por ver en la cancha a jugadores de la talla de Cuauhtémoc Blanco, Luis Roberto Alves Zague, Adolfo El Bofo Bautista, Joel El Tiburón Sánchez, entre otros se dieron cita a este partido el cual sería a beneficio de niños que sufren de cáncer.

Sin embargo y pese a que en momentos mostró ratos aburridos, las pocas más de cinco mil personas que se dieron cita al encuentro, no dejaron de apoyar a su equipo e incluso insultar a los rivales.

El primer tiempo fue lo más emocionante del partido cuando a los 15 minutos de iniciar el encuentro y a centro de Cuauhtémoc Blanco, Matías Vuoso cerró la pinza para poner a las águilas al frente del marcador y realizar tu característico baile.

Sin embargo y minutos después llegó el empate de los pies del Bofo Bautista, quien de la pena máxima cobró a su lado derecho para emparejar el marcador y acercarse a la afición para regalar uno de sus tenis, para así finalizar el primer tiempo.

Al iniciar el segundo tiempo y sin bajar el ánimo en las tribunas, en la cancha disminuyeron las acciones siendo la más peligrosa un disparo de Cuauhtémoc Blanco, el cual se fue por encima del arco chivista.

El partido terminó con un empate a un gol y el trofeo que se daría al equipo ganador fue entregado a los capitanes de ambos clubes, acto seguido jugadores y familiares de los mismos aprovecharon para tomarse la foto del recuerdo e incluso acercarse a la afición para recibir el cariño de la gente.