CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, detalló lo acontecido en la negociación con autoridades de EU en Washington, porque les interesa la transparencia.

En la sede de la SRE, destacó que Estados Unidos, a lo largo de todos los días de la negociación, mantuvo su postura de suscribir un acuerdo, en el que México fuera considerado un tercer país seguro para los migrantes, lo cual fue rechazado por la comitiva mexicana, en virtud de que un acuerdo de ese tipo tenía que ser avalado por el Senado mexicano.

Ebrard refirió que tras varios días de negociación, la comitiva mexicana logró convencer a su par estadounidense de dar un plazo de 45 días para aplicar las medidas que México considera ayudarían a reducir el flujo irregular de migrantes.

Se trata de despliegue de 60 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, opciones de empleo y desarrollo para los migrantes, y recibir a los migrantes que soliciten asilo, en tanto EU resuelva su trámite migratorio.

Señaló que la postura estadounidense, de que México sea un tercer país seguro sería viable, sólo es opción si México fracasa en las medidas que está adoptando para contener el flujo migratorio.

Subrayó que el vicrepresidente estadounidense, Mike Pence, señaló que este mayo aumentó en 40 mil el número de aprehensiones de migrantes para un total de 144 mil, 32 por ciento más, respecto al mes anterior; de ellos, alrededor de 100 mil menores no acompañados de sus familias.

Y que Mike Pence puso de ejemplo el acuerdo de tercer país seguro que existe entre la Unión Europea y Turquía e insistió que replicar ese modelo tendría efectos inmediatos para la migración en América del Norte.