• Ebrard llega al rescate de El Peje en el norte de México
  • No se entendió con Sheinbaum y buscará cien distritos
  • Ultimo período: cada partido con su agenda particular

Andrés Manuel López anda muy nervioso.

Tiene un ánimo contrastante.

Por una parte, ya siente la Presidencia en sus manos.

Por la otra, teme traiciones internas y campañas desestabilizadoras de la mafia del poder, esa expresión etérea en la cual incluye a quienes ha detestado desde siempre.

Desde el priísta Carlos Salinas hasta el panista Diego Fernández de Cevallos, el empresario Claudio X González o el presidente Enrique Peña Manlio Fabio Beltrones.

Y, contradicción suya, el tabasqueño mandó mensajeros a pulsar el ánimo del sonorense con el fin de seducirlo porque, mesiánico al fin, la simple incorporación a su campaña purifica.

En ellos ve los molinos de viento dispuestos a arrebatarle “una vez más” la Presidencia, como lo hicieran en 2006 con Felipe Calderón y en 2012 con Peña.

En 2018 está decidido a combatir esos fantasmas y prepara decisiones para disiparlos y fortalecer su campaña.

NO HUBO ENTENDIMIENTO CON CLAUDIA

Un paso importante será la incorporación formal de Marcelo Ebrard.

El primer avance lo dimos aquí el 4 de septiembre, cuando informamos sobre una visita privada del ex jefe de Gobierno para entrevistarse con su jefe y guía, Andrés Manuel López.

Después, en entregas sucesivas, hemos informado sobre encuentros entre ambos y encomiendas específicas para fortalecer algunas regiones y cubrir vacíos en otras.

En enero el tabasqueño sugirió a Ebrard postularlo como titular de la rediviva Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pero éste declinó cortésmente para no causarle problemas políticos.

¿Cuáles?

El odio en los gobiernos federal y capitalino por sus filtraciones, reales o ficticias, sobre la casa blanca de Angélica Rivera y ese gran fraude según Joel Ortega llamado Línea 12 del Metro.

En lugar de preparar estrategias para el futuro gobierno nacional, cuidaría desde las sombras la campaña de Claudia Sheinbaum, pero no hubo entendimiento con ella y ahora cambia la estrategia.

Ayer Ebrard se preparaba para trabajar donde El Peje se siente más débil: en los estados del norte del país, asiento de un centenar de distritos vetados hasta hy vetados para él.

Con anuncio o sin él, con confirmación pública o sin ella, queda claro: Ebrard ya está de tiempo completo con su guía.

NUEVO PERÍODO: CADA QUIEN SU AGENDA

1.- Hoy inicia el último período ordinario de sesiones de la actual Legislatura.

No hay optimismo.

El priísmo, con Emilio Gamboa Carlos Iriarte como operadores, insistirá en culminar la agenda legislativa y los nombramientos pendientes.

La oposición, en cambio, quiere impulsar su proyecto para el próximo gobierno, en especial los gobiernos de coalición.

2.- La convalecencia de Enrique Jackson fue factor para no aceptar la coordinación del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados.

Fue operado de la columna la semana pasada y apenas se ha incorporado a algunas actividades.

Además, me dice, “es tiempo de otros. Yo ya tuve los míos”.

El mexiquense Iriarte se apoyará en Edgar Romo en la presidencia de la mesa directiva.

Y 3.- la encuesta difundida ayer por El Heraldo de México da un dato clave: el alto número de indecisos impide perfilar un ganador para julio.

En consecuencia, no gustó a López ni a Ricardo Anaya porque ellos quieren aparecer solos y en el nuevo panorama el priísta José Antonio Meade está en la competencia.