REVERSA-. Sólo el tiempo da la razón a las cosas y a las personas, sobre en asuntos capitales como la educación, pero abrogar la evaluación sólo por cumplir un compromiso de campaña, cuando menos despierta preocupación y provoca interrogantes al por mayor.

Quienes de inicio se opusieron a la evaluación fueron los dirigentes y simpatizantes de la CNTE, sí, preferentemente, tal vez mayoría pero no todos, los docentes de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, que optaron por participar en marchas en la capital para externar su desacuerdo.

Hoy estarán de fiesta y se sentirán triunfadores esos “docentes” que encapuchados o no, participaron en marchas en la ciudad de México, se plantaron por meses en la explanada del monumento a la Revolución y generaron pérdidas millonarias al pequeño comercio por cerrar antes que ser saqueado. Esos docentes fueron los primeros opositores a la evaluación educativa.

También esos mentores de Guerrero, Chiapas y Michoacán que en las oficinas centrales educativas de sus respectivas entidades, destrozaron e incendiaron edificios, quemaron archivos y demás expedientes, donde seguro estaba la relación de quienes cumplían religiosamente con su compromiso de asistir a las aulas, -que eran la mayoría-, y también los que organizaban marchas.

HISTORIA-. El Instituto Nacional de Evaluación Educativa nace como instancia de la SEP el 8 de agosto de 2002 siendo presidente Vicente Fox y el 15 de mayo de 2012 siendo presidente Felipe Calderón se convirtió en descentralizado. Es hasta el 15 de febrero de 2013 en el sexenio de Enrique Peña cuando se convierte en autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio.

El INEE llevaba el mismo camino que el INE, fortalecerlo ante el gobierno para ser la conciencia educativa crítica y con herramientas para competir y comparar a México con los estándares internacionales de los mejores 20 países del mundo en materia educativa. Hasta hoy estábamos en los últimos lugares de esos países ejemplo…en adelante quién sabe qué pasará.

En varios espacios le he apuntado que todos los presidentes sin excepción, presentan su “plan nacional de educación” y eso lo sabe bien el hoy presidente de la Cámara Porfirio Muñoz Ledo pues siendo titular de la SEP presentó el suyo en el lópezportillismo. En esta cuarta transformación se ha decidido abrogar la reforma emblema del peñismo, falta conocer la nueva propuesta.

Por la retórica que se le ha escuchado al representante de tv. azteca en diversas entrevistas a medios, no hay mucha claridad que digamos. Incluso Adela Micha le pidió a Esteban Moctezuma, en una entrevista meses atrás, que le hablara claro pues hasta la media hora que llevaba la plática, la periodista había entendido poco.