Cumplir la voluntad de Dios

0
237

+Mons. Rodrigo Aguilar Martínez

Obispo de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

Buscar cumplir la voluntad de Dios puede sonar a algunos como lenguaje y enfoque anticuado, superado; sin embargo Jesús lo menciona como actitud suprema. Más aún, es la clave para ser parte de su familia. Así lo dice: “El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Buscar cumplir la voluntad de Dios es muy distinto a buscar a Dios para que nos conceda lo que necesitamos. Más bien significa romper nuestro egocentrismo; o, como lo dice el Papa Francisco, romper la autorreferencialidad. O sea dejar de pretender estar nosotros en el centro.

Esto, ciertamente, nos mete en un camino que de entrada no se antoja. Porque la intención será no de realizarnos, sino de trascender, de salir de nosotros mismos.

Pero como Dios nos ha creado a su imagen y semejanza, la máxima trascendencia es pensar, hablar y actuar a imagen de Dios. Entonces  procurar cumplir la voluntad de Dios trae consigo para nosotros la plenitud y, por lo mismo, la mayor paz y alegría.

Por otro lado, esa frase pronunciada por Jesús no significó menosprecio de su madre. Al contrario. Porque ella es el mejor ejemplo de quien busca cumplir la voluntad de Dios.

Un aspecto concreto de la voluntad de Dios implica amar y dejarnos amar, lo cual es fascinante, pero también exigente y comprometedor.

Amemos de manera oblativa, buscando no nuestro gusto, sino el bien de la otra persona. Dejémonos amar, igualmente poniéndonos a disposición de la otra y otras personas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here