CIUDAD DE MÉXICO. — Andrés Manuel López Obrador aprovechó el secuestro y asesinato del universitario Norberto Ronquillo para, sin mencionarlo por su nombre, criticar el gobierno de Miguel Angel Mancera en la Ciudad de México.

Con él, especificó, hubo baja en los delitos de la capital, tendencia que creció con Alejandro Encinas -a quien él dejó al frente de la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (GDF)- y en la administración de Marcelo Ebrard.

Con ellos «bajaron los homicidios, los secuestros, los robos en general, y desgraciadamente en los últimos años se descuidó la atención en materia de seguridad y aumentó la incidencia delictiva por eso ahora se tienen más problemas pero ya se están atendiendo”.

El tabasqueño lamentó el asesinato del estudiante Norberto Ronquillo y confió en que la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum Pardo, disminuirá el índice delictivo de la Ciudad de México.

En su conferencia matutina de este lunes, el presidente lamentó lo sucedido con el estudiante de la Universidad del Pedregal, el cual tenía casi una semana secuestrado y cuyo cuerpo fue encontrado en la zona de Xochimilco.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) informó que esta madrugada fue localizado el cuerpo del joven universitario de 22 años, Norberto Ronquillo reportado como secuestrado y por quien sus padres habían pagado un rescate.

Agregó que el lamentable hecho es consecuencia del descuido de los últimos años al tema de la seguridad, lo que ha provocado que aumenten los homicidios y diversos delitos en la CDMX y en el país.

“Lamentamos mucho estos casos, nos duelen, lo digo de manera sincera, estamos trabajando para que haya paz y tranquilidad, y vamos a tener resultados cada vez mejores porque se está actuando”, dijo López Obrador.

Destacó que cuando fue jefe de gobierno, se lograron disminuir los delitos en la capital del país, por lo que afirmó que Sheinbaum logrará hacer un trabajo similar al suyo, ya que está trabajando diariamente en este tema, además de que está repitiendo su modelo de reunirse diariamente con su gabinete de seguridad y así atender las causas de la violencia.

“Se mantuvo durante mucho tiempo, durante los gobierno que yo encabecé, luego con Alejandro Encinas, y luego con Marcelo Ebrard bajaron los homicidios, los secuestros, los robos en general, y desgraciadamente en los últimos años se descuidó la atención en materia de seguridad y aumentó la incidencia delictiva por eso ahora se tienen más problemas pero ya se están atendiendo”, afirmó.