¿QUIEN SEGUIRÁ?-.A manera de respuesta justificante a Transparencia Internacional que baja a México del lugar 135 al 138 de países azotados por la corrupción, -de un total de 180 naciones-, el presidente Andrés Manuel López Obrador culpó de esto al ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Que se sepa, el ex tesorero del entonces DDF Ponce y el profesor Bejarano no pertenecen a la generación política del sexenio salinista 1988-1994. ¿Le correrían el calendario al tabasqueño?.

Ampliando su comentario mañanero y respondiendo a los madrugadores reporteros de la fuente de la cuarta transformación, López Obrador dijo que el pueblo es bueno, -¿tanto o más que los de la CNTE que bloquean vías férreas o los de Oaxaca que han iniciado problemas?-, pero los malos son los de la clase política gobernante así como la cúpula del poder económico.

Se supone que el presidente se refirió a la clase política y cúpula del poder económico de antes, me niego a pensar que haya incluido a los puros y célibes de ahora en ambos bandos.

Pero resulta que casos de corrupción que trascendieron las fronteras de la política y hasta del país, generacionalmente no corresponden al periodo del “innombrable”, calificativo con el cual se refería López Obrador al sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Tanto el ex tesorero del entonces Departamento Gustavo Ponce Meléndez y al profesor René Bejarano son más “jóvenes”.

Ponce era tesorero del entonces jefe de gobierno Andrés Manuel López Obrador y Rene Bejarano era su secretario particular cuando surgió el sobrenombre del “señor de las ligas”.

Como verá, la corrupción más que definición conceptual como la inculca el presidente, es cosa de conductas indebidas y se ha infiltrado como la humedad, salvo lo que opine ya saben quién.

MICHOACÁN-. Sin importar desvirtuar sus intenciones, los integrantes de la CNTE ignoraron el llamado presidencial de desbloquear las vías férreas e incluso dijeron ir “por más”, por lo que López Obrador abiertamente desenvainó la espada contra del gobernador Silvano Aureoles por viajar a España, -por cierto tierra de los mayores del presidente-, y no quedarse a trabajar.

Aureoles formó parte de una quinteta de mandatarios que viajaron a España para asistir la feria turística con la finalidad de promover sus entidades. A todos los mandatarios se les elogió el viaje promotor,-incluso el del conflictivo Guerrero-, menos al de Michoacán, por lo que los analistas ya detectan pleito personal AMLO-Aureoles.

Veremos la actitud presidencial hacia el gobernador Murat, quien se ha esmerado en atenciones hacia el tabasqueño en las ocasiones que han tenido encuentros. La CNTE oaxaqueña afila armas para sacar ventajas