MOSCÚ.- El presidente del Senado de México, Ernesto Cordero Arroyo, destacó hoy que las relaciones con Rusia viven un “muy buen momento” y no dependen de las coyunturas electorales, al reunirse con su homóloga rusa, Valentina Matviyenko.

“Las relaciones diplomáticas (entre México y Rusia), creo, están en un muy buen momento, en buena medida también por la diplomacia parlamentaria que el Consejo de la Federación y el Senado mexicano se han empeñado y esmerado en conservar y en promover”, dijo Cordero Arroyo al reunirse con Matviyenko.

El senador aseguró que estas relaciones continuarán “independientemente de quién sea el ganador” de las elecciones presidenciales del 1 de julio en México.

A la vez, Cordero Arroyo quiso destacar la importancia de la próxima jornada electoral, “un momento muy especial y muy importante para mi país”.

“Elegimos presidente junto con nueve gobernadores y junto con todo el Congreso”, recordó.

Matviyenko en su discurso expresó el asombro de Rusia por “las desinformaciones y especulaciones políticas” sobre la supuesta intervención rusa en las elecciones mexicanas, que tachó de “absurdas”.

En este sentido, el presidente del Senado mexicano aseguró a su homóloga que en la institución que él representa no “comparten, ni creen” esas informaciones.

“No compartimos ni creemos esas afirmaciones erróneas de intervención de cualquier país en las elecciones de mi país y mucho menos de ustedes”, respondió Cordero Arroyo a su colega rusa.

Explicó asimismo que dada la importancia de las elecciones, “hay muchísimo en juego” y de ahí que haya “demasiada tensión y demasiado calor en el ambiente”.

Durante la reunión, a la que asistieron senadores y diplomáticos de ambos países, Matviyenko felicitó a Cordero Arroyo por su reciente 50 cumpleaños y destacó que la fecha de su nacimiento, el 9 de mayo, es un día “muy emblemático y especial” para Rusia, en referencia a la fiesta que conmemora la victoria sobre el nazismo.

“Los nacidos ese día son vencedores natos”, dijo Matviyenko.

“No pude haber nacido en un mejor día que el 9 de mayo. Para mí es un honor y espero poder solicitar la nacionalidad rusa en algún momento ante tal feliz coincidencia”, bromeó Cordero Arroyo, cuyas palabras fueron recibidas por su contraparte con una sonrisa.

Ambos legisladores recordaron en sus discursos el acuerdo firmado entre el Senado de México y el Consejo de la Federación de Rusia en 2013, que, según explicaron, estableció el marco legal para la cooperación interparlamentaria.

Asimismo, Matviyenko agradeció a su colega por la “intervención pormenorizada” ofrecida esta mañana en la sesión plenaria del Consejo de la Federación y señaló que comparte la opinión que Cordero Arroyo acerca de las relaciones ruso-mexicanas.

En su discurso, horas antes, Cordero Arroyo hizo un repaso a los vínculos entre ambos países “en los 128 años desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas” para mostrar su potencial de cooperación de cara al futuro.

“Nuestra relación ha estado siempre marcada, por un lado, por la simpatía emocional y, por otro, por la geopolítica. A estos factores hoy se añade la convergencia de intereses económicos. Es, en última instancia, una gran oportunidad. Aprovechémosla juntos”, declaró el alto responsable mexicano.

Cordero Arroyo hizo referencia asimismo al Mundial de Rusia que, según dijo, es “una oportunidad más” para el acercamiento entre los dos países.

“Estoy seguro de que el pueblo ruso nos abrazará con simpatía y cariño y, al mismo tiempo, miles de personas de México podrezmos conocer su país y su hospitalidad”, señaló.

Aparte de las dos visitas al Senado ruso, Cordero Arroyo acudió hoy también al Ministerio de Exteriores de este país, donde abordó las relaciones bilaterales con el número dos de la diplomacia rusa, Serguéi Riabkov.