CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de que el equipo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció que la consulta popular para el nuevo aeropuerto se realizará en cuatro días y se espera participen hasta 500 mil personas, el líder del PAN en el Senado, Damián Zepeda, dijo que se trata de “una vacilada” y que es un distractor.

Dijo que de acuerdo al artículo 35 de la Constitución hay ciertos requisitos que se tienen que satisfacer para hacer una consulta popular válida, y que ésta tendría que ser organizada el Instituto Nacional Electoral (INEGI) para que la participación sea mayor.

Aseguró que además dicho sondeo debería contener preguntas validadas en términos de su constitucionalidad por la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por su parte, Manuel Granados, líder nacional del PRD, advirtió que “al no estar contemplada en la Constitución la figura de la consulta pública, sus resultados no son vinculantes” lo que resulta en ejercicio que carece de legalidad.

Ambos legisladores demandaron al Presidente electo que defina el futuro de nuevo aeropuerto en vez de “escudarse” en una consulta que calificaron como “ilegal”.

A su vez, integrantes de la bancada de Movimiento Ciudadano aseveraron que “es una ocurrencia, una consulta a destiempo, porque se lleva gran parte de la inversión y tendrá que valorarse también la indemnización a los actuales constructores y eso no va con su plan de austeridad”.