¡QUE CAMBIO MEDIÁTICO!- Después de diez días de desquiciamiento económico y social que provocan los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ante la complacencia de las autoridades federales y la incompetencia de las estatales… todo sigue igual.

La extrañeza es que los influyentes medios nacionales para nada involucran al Secretario de Educación Pública Esteban Moctezuma Barragán en la solución de este conflicto. O don Esteban está siendo ignorado para la solución o de plano es muy poderoso para que nadie lo toque.

CNTE-.Es de sobra conocida para la población, la actitud punitiva y desquiciadora de los dirigentes de la CNTE, sobre todo cuando de reclamar “derechos” se trata. Lo mismo los de la CNTE de Michoacán que es el caso que nos ocupa, pero hacen lo mismo sus colegas de Chiapas, Oaxaca y Guerrero, cuando se sienten afectados en pagos de salarios, sobresueldos y demás bonos.

Hasta antes del primero de diciembre, todos los males del país tenían un padre, el presidente de la república y en segunda instancia el titular de la SEP, llámese como se llame. Esos males podrían ser de la más diversa índole, asesinatos, bloqueos de carreteras, -sobre todo hacia Acapulco- y toma y destrucción de edificios públicos y quema de archivos, hechos ya olvidados por muchos.

Ahora siguen registrándose hechos y fenómenos parecidos, por ejemplo el bloqueo de vías férreas en el estado de Michoacán, hechos que afectan no solo a los ferrocarrileros, también a muchos sectores de la producción como la agroalimentaria y la automotriz. Las pérdidas se cuantifican por cientos de millones de dólares. Lo peor de todo es que el problema sigue latente.

Ya los docentes centistas han conseguido el pago de algunas quincenas pero ante la satisfacción total de sus peticiones, prometieron seguir bloqueando las vías férreas. El “consolador” pronunciamiento del gobierno federal de negociar “pero sin violencia” deja las cosas como están o peor, para la economía y para el gobierno, pero a éste le importa poco.

Pregúntese y respóndase acerca del comportamiento mediático si esas actitudes dubitativas o de plano tibias del gobierno para resolver el caso CNTE-Michoacán, se hubieran registrado en tiempo del gobierno anterior. Pérdidas millonarias y desquiciamiento las adjudicarían al presidente de la república y a los funcionarios de las dependencias respectivas.

Para bien pero creo que más para mal, hoy todo es diferente, pues a las cabezas de la cuarta transformación les interesa sobre manera impulsa la práctica del beisbol y fijarse la meta de que en seis o menos años haya sesenta o más mexicanos en las ligas mayores.

Vamos progresando ¿no?.