GUADALAJARA, Jal.- Ante las declaraciones del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro de que las ejecuciones en la entidad son ajustes sólo entre integrantes del crimen organizado y que los feminicidios han sido de mujeres involucradas en el narcotráfico, el Arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega advirtió que ello no exime a las autoridades de su obligación de investigar.

Dijo textualmente el prelado:

“Tienen que ser investigados, tienen que ser llevados ante la Ley quienes cometan este tipo de delitos, independientemente de los motivos, de las razones, de las actividades en las que estén las personas asesinadas, tienen derecho sus familiares a que se esclarezca el móvil, se ubique el responsable y se le lleve ante la Ley, yo creo que ningún caso es válido como que después de asesinar, volver a asesinar a una persona que ya no está, en su fama.”

Por otro lado el prelado dijo estar atento de lo que definan los diputados federales sobre la propuesta de la Guardia Nacional, tema en el que espera exista claridad y garantía de que no existirán violaciones a los derechos humanos.

“En el tema de la seguridad, del orden y de la búsqueda de la paz y el combate a la violencia, siempre hay el peligro, el riesgo de que se pongan los derechos humanos en entredicho, por eso tiene que haber mucha vigilancia de parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y también en cada estado.”

Finalmente, a un mes de que asumieran Andrés Manuel López Obrador como presidente de México y Enrique Alfaro como gobernador de Jalisco, Robles Ortega lamentó que aún los mexicanos carecemos de certidumbre y claridad sobre el rumbo del país y del estado.

Dijo esperar que en la próxima visita que realizará Andrés Manuel López Obrador este mes de enero ya como presidente en funciones exista la apertura y la sensibilidad del mandatario de entender y trabajar para solucionar las problemáticas de Jalisco.

Quadratín Jalisco