ALBERTO CARBOT

“SE LAS METIMOS DOBLADA” ¿EL EXALTO HABITUAL DEL NUEVO GOBIERNO Y SU CONGRESO A TRAVÉS DE LA LEY TAIBO? PÓNGALE UN BOZAL A SU PODENCO, SEÑOR PRESIDENTE

PESAR EN EL MEDIO PERIODÍSTICO, ACADÉMICO Y POLÍTICO, POR EL FALLECIMIENTO DEL DOCTOR JORGE MEDINA VIEDAS

Francisco Ignacio Taibo Mahojo, alias Paco Ignacio Taibo II, el dilecto correligionario de Morena, fue rotundamente vulgar:

-Sea como sea, se las metimos doblada, camarada.

Taibo II ha presumido de su amistad con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien como retribución a sus servicios en 18 años de campaña, contra viento y marea decidió nombrarlo director del Fondo de Cultura Económica (FCE), aunque de manera formal no cubra los requisitos para el cargo, porque no nació en México, sino en Gijón, España, el 11 de enero de 1949, de donde su familia emigró.

Él se naturalizó mexicano hasta 1984, 35 años después.

En abierto desafío a la más elementales normas de expresión verbal y urbanidad política –dado que se hallaba frente a un auditorio de la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara-, se jactó de que a partir el próximo lunes él sería designado encargado de despacho del FCE, aún mediante un edicto presidencial, si la reforma de ley presentada por la Senadora morenista Minerva Citlalli Hernández, que permitiría modificar el artículo 21 de la denominada Ley Federal de Las Entidades Paraestatales, no fuese aprobada.

El Artículo 21 de dicha legislación -publicada en el Diario Oficial de la Federación el 14 de mayo de 1986, bajo el gobierno de Miguel de la Madrid-, señala claramente que “el Director General será designado por el Presidente de la República, o a indicación de éste a través del Coordinador de Sector por el Órgano de Gobierno, debiendo recaer tal nombramiento en persona que reúna los siguientes requisitos:

I.- Ser ciudadano mexicano por nacimiento que no adquiera otra nacionalidad y estar en pleno goce y ejercicio de sus derechos civiles y políticos; Fracción reformada DOF 23-01-1998; II.- Haber desempeñado cargos de alto nivel decisorio, cuyo ejercicio requiera conocimientos y experiencia en materia administrativa; y III.- No encontrarse en alguno de los impedimentos que para ser miembro del Órgano de Gobierno señalan las fracciones II, III, IV y V del artículo 19 de esta Ley.

Acompañado por su hermano Benito -y aún exultante por el arribo de López Obrador al poder-, expuso que “si algo conquistamos este último julio, es el derecho de llamar las cosas por su nombre: a los ladrones, ladrones; los traidores, traidores; a los enmascarados, enmascarados; a los culeros, culeros, ya por lo menos lenguaje y claridad”.

“Se las metimos doblada”, provocó la reconvención de millones de mexicanos, indignados por la actitud insolente de Taibo II. Decenas de analistas, académicos, políticos e intelectuales, también manifestaron su inconformidad por sus desacertadas expresiones.

Rubén Cortés del diario ContraRéplica fue contundente: “El oír a Paco Ignacio Taibo decir que él y sus amigos le metieron a otros por el ano el órgano sexual masculino doblado, la conclusión es que no puede ser el director del FCE, no porque haya nacido donde sea, sino por vulgar, ordinario. Por patán, por homofóbico. Por soez.

La editorial más importante de América Latina no merece ser dirigida por quien se expresa con esa ordinariez en la feria del libro más importante en idioma español”, dijo.

Reiteró que “hace 21 años, la ordinariez de Taibo le impidió ser secretario de Cultura en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas, en el entonces Distrito Federal, porque festejó el nombramiento gritando en público: No vamos a andar de putos.

El caso –dijo-, es que él tiene fijación con las funciones de penetración del órgano sexual masculino y con referirse de manera despectiva a las preferencias sexuales masculinas. Un tuit de Aurelio Asiain, escritor, poeta y ensayista mexicano -miembro del consejo editorial de la revista Letras Libres, quien radica en Hirakata-shi, en la prefectura japonesa de Osaka-, permeó las redes sociales.

“Se la metimos doblada: nos los cogimos. Los penetramos, contra su voluntad y sus expectativas”.

El también catedrático de la Universidad de Kansai Gaidai y exagregado cultural de la embajada de México en Japón, consideró la expresión de Taibo II como “la celebración machista del sexo anal, no como placer mutuo, sino como demostración de poder. Falocracia delirante”, explicó en su mensaje el discípulo de Octavio Paz en la revista Vuelta.

EN LAS FILAS DE MORENA SE PUEDE SER MAJADERO, HOMÓFOBO, SEXISTA Y NADIE CHISTA; TAIBO, UN VIOLADOR EN POTENCIA, ASEGURA LA SENADORA PANISTA XÓCHILT GÁLVEZ

Rafael Pérez Gay -bajo el seudónimo de Gil Gamés en el diario Milenio-, en su columna titulada simplemente Taibo expuso que “por mucho menos, pero mucho menos, le habrían caído a palos a cualquier escritor del mundo: el triunfo como una penetración anal forzosa, la victoria como el gran acto machista de violar a alguien: se la dejé ir, me lo cogí, y desde luego a la fuerza.

Este escritor será el nuevo director del Fondo de Cultura Económica, esa institución que guarda el mayor acervo de la cultura editorial mexicana. Muy bonito.

“A otro escritor le quitarían el cargo en el acto, pero no a éste; en las filas de Morena se puede ser majadero, homófobo, sexista y nadie chista. Gil lo dice rápido, Taibo es un cretino ufano, se enorgullece de sus majaderías” –dijo el columnista, quien reiteró que “si se tratara de un gobierno priista, las declaraciones de Taibo habrían ocasionado manifestaciones, cartas, desplegados y desde luego, su renuncia a ocupar el cargo.

Gilga quiere imaginar una escena: Paco, que te traen un libro de literatura gay.

Y la respuesta: “no chinguen, putos, dejen de mamar”.

Ah, los problemas con el lenguaje. Oiga, Paco, ¿usted es muy machote?”, preguntó el colaborador de Milenio.

La diputada de Morena, Wendy Briceño -presidenta de la Comisión de Igualdad y Género en la Cámara de Diputados-, reprobó “el lenguaje machista, violento y discriminatorio de Paco Ignacio Taibo II.

Esperamos una disculpa de su parte, porque en un contexto de violencia, discriminación y machismo, expresiones en ese tenor ya no deben tolerarse; menos cuando provienen de alguien que aspira a dirigir el Fondo de Cultura Económica, una institución donde se gesta el pensamiento, la crítica y la palabra desde México para el mundo”, dijo.

En el mismo tenor fue el comentario de su colega, la senadora morenista Martha Lucía Micher, quien expuso que “el uso de este lenguaje normaliza la violencia contra las mujeres y no contribuye al avance a la democracia ni al respeto a las diferencias”.

Otros congresistas de oposición, criticaron la ley “confeccionada a modo” para Taibo II y condenaron sus comentarios.

La senadora Xóchitl Gálvez, en conferencia de prensa, aseguró que sus palabras reflejan que es un violador en potencia.

“Esta palabra no es una grosería, es una vulgaridad, y se puede decir, y se dice en muchos lados, el problema es que nos las dice a los y a las congresistas, porque es un violador en potencia, que está dispuesto a fornicar a las senadoras y senadores, porque también a los hombres les pasa, en contra de su voluntad, si no estamos dispuesto a hacer lo que él quiere”, dijo.

Sus compañeros panistas en el Senado reiteraron su negativa a la propuesta de Morena para permitir el arribo de Taibo II, puesto que “las leyes tienen un principio de aplicación general y, sobre todo, son impersonales, lo cual claramente se corrompería al beneficiar a un individuo en particular, como en éste caso”.

Indicaron que “la forma de expresarse de Taibo es reiteradamente agresiva y denigrante contra las instituciones democráticas del país y refleja su verdadero talante autoritario. Con estas inaceptables declaraciones, el señor Taibo refleja su desprecio hacia el poder legislativo y demuestra su clara incapacidad para representar una institución como el FCE ya que como lo marca su estatuto orgánico, su finalidad es la difusión de la cultura sin menoscabo de las instituciones”.

Por el cúmulo de críticas recibidas, a petición de los apabullados congresistas de Morena, la denominada Ley Taibo fue retirada de la discusión en el Senado “en tanto no exista una disculpa pública” del escritor.

Sin embargo, Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de los senadores del PRI, manifestó a través de tuiter, que una disculpa no era suficiente, “pues no se trata sólo de una “frase desafortunada”.

Los dichos tienen consecuencias, y si usted está comprometido con estas causas, debería desistir de su intención como titular del FCE.

A lo largo de los últimos meses y previo a las elecciones de julio pasado, las amenazas disfrazadas de “exhortaciones” y sarcasmos del propio Andrés Manuel López Obrador y su equipo cercano-, fueron hechos cotidianos.

Por ejemplo, en este tenor, AMLO advirtió que si no resultaba triunfador, en el buen castellano, dejaría suelto al tigre. Su dirigente nacional Yeidckol Polevnsky también lanzó un ultimátum a quienes supuestamente interfirieran en las votaciones, en el sentido de que “se encontrarán con el diablo”.

Reseñé en una pasada columna, que del mismo calibre fueron las expresiones de John Ackerman -el consejero favorito de López Obrador-, quien aseguró que si a su jefe le robaban la presidencia, habría “chingadazos”, aunque luego de la andanada en los medios, de manera pusilánime dijo que sólo había retransmitido un mensaje de sus seguidores en las redes sociales y no pasó nada, contrario al linchamiento que luego enfrentó el periodista Ricardo Alemán, quien fue despedido de Televisa y Milenio.

Sobre Paco Ignacio Taibo II, en una pasada columna mencioné que, hace 2 años, él había afirmado que los extranjeros impulsores de la reforma energética de Peña Nieto, con el apoyo de una serie de mexicanos, tendrían como destino final el cerro de las Campanas, “donde serán fusilados por traidores”. (https://www.trendsmap.com/twitter/tweet/990579298661740544).

Luego, este mismo sujeto autoritario, abusivo y procaz afirmó que si los empresarios querían chantajear a López Obrador, que entonces los expropiara y que “chingaran a su madre”. Incluso Marina Taibo Sáiz, su hija, advirtió a quienes no apoyaran a AMLO, que fueran haciendo sus maletas para salir del país.

El analista y comentarista Sergio Sarmiento, en su espacio periodístico en el diario Reforma, señaló que Taibo II “en el pasado cuestionó las posiciones de Alfonso Romo, coordinador del Proyecto de Nación de López Obrador, en el sentido de que el nuevo gobierno no cancelaría la reforma energética, aunque sí revisaría que los contratos fueran limpios:

“Ni la reforma educativa, ni la reforma energética. Abajo todas las pinches reformas neoliberales” dijo Taibo II y añadió: ¿Quién chingaos le dijo a Romo que somos ‘nos’? ¿A nombre de quién habla? Que yo recuerde hasta ahora, en el último congreso y en los dos consejos nacionales de Morena, se ratificó plenamente el ‘hay que echar para abajo la reforma energética’.

Y esa demanda es nuestra, no solo de Andrés, que lo dijo muchas veces”, escribió Sarmiento, al citar textualmente las palabras del personaje que hoy está en el ojo del huracán. Pese a todo, Taibo II, el ordinario escritor, aún considera que puede ocupar la dirección general del FCE, que con inteligencia y destreza encabezó José Carreño Carlón, doctor en Comunicación Pública por la Universidad de Navarra, España.

Rubén Cortés del diario ContraRéplica fue demoledor en su apreciación sobre esta irracional posibilidad: “Justo por eso: por lépero, grosero, rencoroso, zafio, obsceno, reaccionario, ultra… este palurdo no puede ser director de una institución creada por el gran don Daniel Cosío Villegas con los escritores españoles del exilio y tenido como directores a Arnaldo Orfila o Salvador Azuela… Pero, el Presidente electo es quien decide eso”.

Sería inaceptable que se las metimos doblada -el exalto que podría hacerse habitual en el nuevo gobierno y su Congreso-, se manifieste a través de la Ley Taibo, un dictamen a la medida, toda vez que en septiembre pasado el Senado estableció ya un precedente al otorgarle una licencia al gobernador chiapaneco Manuel Velasco Coello, mediante una votación dividida, en la que se alegaron violaciones al procedimiento parlamentario.

Originalmente, la licencia para dejar temporalmente su escaño y concluir su gobierno, le fue negada a Velasco Coello, pero prevaleció la voluntad de su amigo Ricardo Monreal, quien –aseguraron los analistas políticos-, defendió un acuerdo ya tomado desde la casona de la colonia Roma.

A manera de epílogo -y con base en todos los antecedentes de su prospecto a dirigir los destinos del prestigioso FCE-, estimo que muchos mexicanos podríamos solicitarle respetuosamente al presidente Andrés Manuel López Obrador que recapacite sobre la entronización de su Incitatus y más bien proceda a colocarle un bozal a su deslenguado, homofóbico, traumado y soez podenco.

GRANOS DE CAFÉ

Con gran pesar, el medio periodístico, académico y político nacional recibió este jueves la noticia del fallecimiento del doctor Jorge Medina Viedas, exrector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), exdirector de Comunicación Social de las secretarías de Gobernación (SG) y Educación Pública (SEP), así como director general de Radio Televisión y Cinematografía (RTC), del Instituto Mexicano de la radio (IMER) y la agencia Notimex.

Articulista y ensayista -con una larga carrera en la academia, medios de comunicación y la administración pública-, nació en Culiacán en 1945 y sucumbió a causa del cáncer de esófago, a los 73 años, en Tijuana, Baja California.

En un comunicado, la SEP informó que Medina Viedas colaboró como analista y cronista en los periódicos Unomásuno, La Jornada, Excélsior, El Día y Milenio Diario, así como en los suplementos del periódico El Día y La Cultura en México de la revista Siempre!”. Estudió en la facultad de derecho en la UAS, de la cual fue rector de 1981 a 1985 y se doctoró en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid.

El periodista, político y catedrático, fue militante del Partido Comunista Mexicano y fuerte activista a favor de la educación pública, sobre todo del nivel superior.

También fue profesor de la UNAM, la Universidad Autónoma de Puebla e investigador del Centro Español de Estudios de América Latina, en Madrid.

Fue autor de los libros Universidad política y sociedad, La universidad amenazada, Élites y democracia en México, Medios y política, La ANUIES y la educación superior en México, Pasión, crítica por la Universidad, y La autonomía y otras luchas.

Asimismo, participó en la realización de otros textos, entre los que destacan Elecciones y reforma institucional en México, Jesús Reyes Heroles, vigencia de sus ideas, El régimen de autonomía,

La Información enfrente al nuevo milenio, La utopía corrompida y Coloquio de la pluralidad. Descanse en paz. …Envíe sus comentarios al correo gentesur@hotmail.com