CIUDAD DE MÉXICO.- En un hecho histórico, por unanimidad de 110 legisladores presentes, el Pleno del Senado aprobó en sesión ordinaria de este martes el dictamen por el que se garantizan los derechos de seguridad social de las parejas del mismo sexo.

Sin distinción de género o preferencias sexuales, se avaló introducir el término genérico de cónyuge, en términos del reconocimiento de los derechos derivados de la unión matrimonial entre personas homosexuales.

Esto, por iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de las Leyes del Seguro Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, presentada el 4 de septiembre de 2018 por los senadores de Morena, Martha Lucía Mícher y Germán Martínez Cázares, quien fue propuesto por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador para dirigir el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante su gobierno. Posterior a su aprobación, Martínez Cázares manifestó su satisfacción por el impulso de ordenamientos hacia la igualdad y desterrar la palabra ‘discriminación’ del diccionario jurídico.

“A todas y todos: muchas gracias. Hoy gana dignidad y reconocimiento el Senado de la República con la deuda social que teníamos y hoy hemos pagado en parte”, dijo el senador de Morena.

En breve conferencia de prensa, pidió presionar a la colegisladora, la Cámara de Diputados, para que saque este dictamen adelante y hacerlo una realidad.

Agregó que las puertas del IMSS  e ISSSTE “no deben estar cerradas por prejuicios, odio ni para humillar a nadie”.

Previamente, en uso de la tribuna de la Cámara Alta donde también dio las gracias a la presidenta de la Comisión de Para la Igualdad de Género y a cada uno de los grupos parlamentarios que desde el primer día dieron su anuencia a la propuesta.

Ante una asamblea con curules adornadas con banderas de arcoíris, símbolo creado por Gilbert Baker para representar el orgullo de la comunidad LGBTTTIQ lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, intersexual y queer, pidió accesibilidad en los servicios de salud y aceptabilidad sin pretextos.

“Ningún doctor, doctora, enfermero, enfermera, pueden negarse a ser válido y cumplir plenamente el juramento hipocrático de darles servicios de salud plenos a quien llegue a las instituciones de salud del Estado mexicano”, advirtió.

“No más discriminación, que es ese trato diferente y perjudicial de inferioridad a las personas por su credo, preferencia sexual, política, por su raza, género y no más discromatopsia”, recalcó en alusión al trastorno de la visión cromática que dificulta la distinción de percibir los colores.

Quien no vea los colores, Germán Martínez subrayó que no quiere ver a un México plural y distinto en el que se entienden unos y otros.

Parafraseando a un dirigente español, remató: “hoy México camina a ser un país más decente, la decencia no es caminar por la vida por los senderos de nuestros prejuicios, sino caminar por la vida sin humillar a nadie”.

Quadratín