SIEMBRA PARA 2021.-A poco más de dos años de las elecciones federales intermedias de 2021 cuando se renovará la Cámara Baja y Mario tendido, perdón, Delgado, dejará de tener reflectores que hoy goza, el profesor René Bejarano anda muy activo en territorios del mayor padrón del país.

Sin tanto ruido ni reflectores, el famoso “señor de las ligas”, esposo de la legisladora morenista Dolores Padierna, recorre el estado de México y encabeza reuniones semi cerradas o semi abiertas pero efectivas, para integrar por ahora un padrón efectivo de activistas pro AMLO.

Lo último no lo dice, se limita a pedir el apoyo al gobierno federal con el propósito de quitar escollos y alcanzar las metas de política social que se ha propuesta el padre de la cuarta transformación, con la finalidad de “no fallar y menos fallarle al pueblo”, reitera en sus reuniones con pocos asistentes pero representativos del quehacer político regional.

CINCO MUNICIPIOS-. La mejor muestra la dio la semana pasada en Atlacomulco, -tierra madre del PRI-, donde René Bejarano fue recibido y atendido por el presidente municipal de este lugar, tierra de cinco ex gobernadores y un ex presidente de la república. El alcalde Roberto Pérez se esmeró en atender lo mejor posible a Bejarano y seguro prometer apoyo a su activismo.

Las buenas lenguas aseguran incluso que la super delegada federal, la también profesora Delfina Gómez, ha escogido a Atlacomulco como su centro de operaciones y no faltan los mal pensados que creen que ya hasta compró casa. Recuerde que Atlacomulco es terreno moreno pues ganó todo, diputación federal, local y alcaldía, como en Toluca y demás lugares, ¡quién lo dijera!.

Bejarano también recorrió la semana pasada Toluca, otro municipio gobernado por un ex panista vestido de moreno, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, con agenda semejante a la de Atlacomulco y seguramente Lerma e Ixtapan de la Sal, jurisdicciones en las que el esposo de la señora Padierna presidió reuniones no masivas “pero sí efectivas”, diría un asistente.

Debe aclararse que sin cartera visible en el sector público, Rene Bejarano, ex secretario particular de Andrés Manuel López Obrador cuando éste era jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, no comete ningún delito por lo que si bien no cacarea sus eventos, por estrategia o falta de recursos, tampoco los oculta.

Para fortuna de esta divisa y desgracia de corrientes opositoras, los demás partidos duermen en sus laureles pues PAN y PRI focalizan sus baterías en Puebla y Baja California; sabedores ambos que sólo un milagro tipo futbol inglés les haría ganar precisamente a los morenos, sean quienes sean los candidatos de MORENA.