CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró que echará a andar su plan de austeridad republicana y que reducirá los salarios de funcionarios de mediano y alto nivel, incluidos los renuentes ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al presentar diversas iniciativas que presentará el 1 de diciembre y tras su reunión con los magistrados, el tabasqueño aseguró que el Poder Judicial está consciente de que que los sueldos elevados no pueden continuar, por lo que habrá algunas reformas al artículo 127 constitucional para dicho propósito.

Muy a su estilo, López Obrador señaló que no hubo confrontación con los ministros sobre este tema, por lo que no entrará en polémica y se dedicará a cristalizar una de sus promesas más grandes de campaña: “Qué ningún funcionario público gane más que el presidente”.

Dejó en claro que el Poder Judicial tendrá toda la libertad para enviar el presupuesto que ellos crean conveniente al Legislativo, donde Morena tendrá la mayoría en ambas cámaras.

Por últimos, aplaudió las medidas de austeridad que anunció el ministro José Ramón Cossio y reitero su absoluto respeto a la autonomía del tercer poder.

Veremos por cuanto tiempo.