TAMBIEN LOS MICHOACANOS-. El conflicto CNTE-Michoacán acentuado por la paralización del ferrocarril del pacífico que entra a su segunda semana, tiene explicación más no justificación, pues si el gobernador Silvano Aureoles tuvo errores políticos, sus gobernados no tiene que pagarlos.

Sin embargo los de la cuarta transformación perdonan pero no olvidan. Veamos porqué.

PRO PRI-.En plenas campañas presidenciales, recuerde que hubo tres alianzas PAN-PRD-PMC, PRI-PVEM-PANAL y MORENA-PT y PES. De la alianza ganadora ni se duda, es más, MORENA pudo haber ganado sin llevar de sobernal a la cristiana chiquillada del PES o a la mañosa chiquillada del PT donde Alberto Anaya lleva “apenas” 18 años dirigiéndolo. Los cumplió el Día de las Conchitas.

Durante dichas campañas o casi al final de las mismas, el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles se supone que apoyaría al candidato de su alianza, o sea a Ricardín Anayín Canayín pero no fue así. El mandatario externó sus simpatías por el candidato que encabezaba el PRI, o sea José Antonio Meade. De todo esto tomó nota el tabasqueño en campaña.