TIJUANA, BC.- Muchos migrantes centroamericanos intentan brincar la valla alambrada para pedir auxilio en Estados Unidos.

Los que lo consiguen, se entregan a las autoridades migratorias y de esa manera inician los trámites.

En la gráfica un agente ahuyenta a suplicantes en la zona conocida como el cañón Los Laureles.