CIUDAD DE MÉXICO.- La desaprobación generalizada obligó al presidente Andrés Manuel López Obrador a replantear su estrategia con la Guardia Nacional y, en principio, desistió de poner un militar al frente.

La primer crítica surgió de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), cuyo presidente, el campechano Alejandro Moreno, pidió no clonar a las Fuerzas Militares en un organismo de seguridad pública.

Al rechazo se sumó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyo Alto Comisionado para Derechos Humanos, para los Derechos Humanos, Jan Jarab, fustigó las desapariciones forzadas a manos militares.

Esta mañana el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo aseguró que el Gobierno federal ha reconocido la necesidad de replantear el diseño original de la propuesta de Guardia Nacional.

El primer paso esa singarle mando civil y el anuncio es importante porque la nueva corporación dependerá de la dependencia a su cargo, aunque. conservará la disciplina y la doctrina militares.

Durante su participación en la mesa de trabajo, Seguridad, Construcción de la Paz y Guardia Nacional, en el marco de las Audiencias Públicas sobre Guardia Nacional que se realizan en la Cámara de Diputados, el funcionario federal señaló que, es necesario realizar las modificaciones constitucionales que considere pertinentes el Legislativo a dicha propuesta.

“Originalmente se propuso que dicha institución quedara inscrita a la secretaría de la Defensa nacional, toda vez que son, el Ejército y la Marina, de las instituciones más sólidas con las que ha contado históricamente el Estado mexicano.  (…) Esta propuesta de modificación, brindaría un marco de referencia constitucional para transitar al diseño de un cuerpo de seguridad pública ubicado en el ámbito civil, pero con niveles de disciplina, régimen de servicios, ascensos, prestaciones, ingreso, educación, capacitación profesional, y doctrina, homologados a los que se aplican actualmente en el ámbito de las Fuerzas Armadas”, afirmó.

De acuerdo a Durazo Montaño, la decisión de replantear el diseño de la propuesta, fue tomado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, después de escuchar, dijo, los argumentos que el pueblo le ha hecho a lo largo de sus recorridos por el país, y ahora en estas audiencias públicas que se realizan en San Lázaro.

Explicó que la iniciativa para crear la Guardia Nacional, partió de reconocer la grave crisis de inseguridad que enfrenta el país, lo que ya se ha tornado, enfatizó, en una emergencia nacional que hay que atender; para ello, señaló que se pensó en integrar una fuerza de seguridad en el menor tiempo posible para recuperar la paz y tranquilidad de la ciudadanía.

Para lo cual, detalló, se buscó optimizar el aprovechamiento de los recursos de diversos tipos con los que cuenta el Estado mexicano, a través de las capacidades de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina (Semar), la Policía Federal, la Secretaría de Seguridad y otras instituciones relacionadas.

Con lo anterior, la discusión sobre la creación de la Guardia Nacional continúa con desacuerdos, ya que legisladores de oposición aseguran que no se garantiza el respeto de los derechos humanos y desmilitarización del país, pues no solo es cambiar el nombre y decir que estará bajo un mando civil, si se sigue planteando que quienes integrarán este cuerpo de seguridad, tengan una preparación y disciplina militar.

 

Con información de Quadratín México