AMLO ya es tío, INE

0
27

OLÉ.- Sabedores que en Andrés Manuel López Obrador corren raíces y sangre ibéricas, seguro subirán sus bonos entre sus adeptos, pero para quienes están en la esquina contraria, o sea todos los demás, podría ser bandera de ataque pues presumir en tiempo electoral es oportunismo.
Ahora que esos orígenes no garantizan bonanza, al contrario, son motivo de preocupación.
Esto viene a cuenta por la gira del tabasqueño a Europa, siendo su última escala en Cantabria antes de llegar a Estados Unidos. El tabasqueño presumió en la madre patria tener antecedentes sanguíneos por medio de su bisabuelo y su abuelo. La información la dio en una conferencia convocada por el diario El Montañés según nota del corresponsal Armando Tejeda.
En retro, vale recordar datos de algunos presidentes que sin presumirlo se sabían sus antecedentes ibéricos, siendo el más sobresaliente el de José López Portillo, uno de los de mayor cultura y ya ve cómo dejó al país, en 1982. Tan “tío” López Portillo como “mochila” su madre Cuquita que escuchó misa papal en Los Pinos aun sin haber relaciones diplomáticas.
Justo por esa hispanidad de la que estaba imbuido, José López Portillo hizo todo lo posible por reiniciar relaciones diplomáticas con la madre patria, y lo logró. Y de nuestro primer embajador Díaz Ordaz mejor olvidarlo pues cuando fue cuestionado por un reportero acerca del movimiento del 68, furioso contestó “de eso me siento muy orgulloso y usted ni había nacido muchachito”.
Volviendo a Andrés Manuel López Obrador, dé por hecho que para muchos pasará inadvertido y quienes se enteraron le perdonarán el hecho de hablar mal de México y del gobierno pero eso sí, con la promesa de que cuando llegue a gobernar, todo cambiará y las cosas mejorarán dentro y a Trump casi casi promete civilizarlo.
INE.- Si de pronunciamientos se trata pocos le ganarían al presidente consejero del Instituto Nacional Electoral, pero todos sabemos que entre lo que dice y lo que hace hay muchas urnas y casillas de distancia. La última advertencia es que los partidos se porten bien en 2018 para no dar de que hablar, pero resulta que quien desde ahora falla es el árbitro, o sea el INE.
Lorenzo Córdova advirtió el sábado que para el proceso de 2018 “no se permitirán trampas que generen ventajas indebidas” de los partidos políticos pero de no ser así, pidió que el “escrutinio social exhiba a quienes pretendan evadir la ley, estaremos a la altura de las circunstancias sacando las tarjetas que sean necesarias”.
Pero como en el fut, habrá amarillas pero ninguna roja, y menos para MORENA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here