AMLO vs Ciro

0
6

NO CAMBIA.- El debate mexiquense del martes obligó a posponer para hoy lo sucedido en la entrevista que Ciro Gómez le hizo a Andrés Manuel López Obrador donde más que diálogo casi se convirtió en soliloquio, -que ya se esperaba-, donde el tabasqueño no dijo nada nuevo.

Ignorando AMLO lo dinámico del tiempo en la televisión Ciro se vio paciente y educado.

Pudiera ser que el peje haya creído revelar algo nuevo, que la grabación de los videos de Bejarano y sus ligas, antes se hayan visto en Gobernación. Pero aceptando sin conceder, lo que el dueño de MORENA sigue sacándole al bulto es decir dónde pararon los fajos de billetes que el empresario argentino Carlos Ahumada entregó al entonces secretario particular del jefe de gobierno.

A estas alturas de la entrevista televisiva es cuando Ciro se vio demasiado cuidadoso con su entrevistado pues nunca lo presionó para contestar lo que el periodista quería escuchar o cuando llegó a insistirle. El peje de inmediato recurrió a “bueno, déjame hablar”, insinuando que “la mafia del poder” es la que lo sigue atacando por ir adelante en las encuestas.

Ciro tampoco insistió en que el tabasqueño aclarara las situaciones difíciles por las que pasan tanto la candidata al gobierno mexiquense Delfina Gómez a quien acompaña consuetudinariamente a sus actos de campaña, pero sobre todo la ex diputada local veracruzana y aspirante a la alcaldía de Las Choapas Eva Cadena, mejor conocida como la recaudadora.

El calificativo se lo ganó a pulso pues si bien se supo dos semanas después la fecha de los videos donde recibe dinero con destino a López Obrador, los hechos habían ocurrido sin que nadie las hubiera detectado. Eva Cadena vive en la incertidumbre pues pidió licencia como diputada, ya no hace campaña por la alcaldía y está en proceso el quitarle el fuero.

Aun con las tablas que tiene, obvio que Gómez Leyva debió sufrir o cuando menos sentirse incómodo ante su entrevistado, a quien a cambio le corrió la mayor cortesía y educación, tanto que concluida la entrevista le tuvieron que colocar nuevamente el micrófono para seguir hablando, ya casi por espacio de una hora. Mucho tiempo perdido y nada nuevo.

Claro que la culpa no es de Ciro sino de la argucia característica de AMLO, hablando lerdo y diciendo siempre lo mismo, la mafia del poder, reconocer la derrota si es que hay limpieza en el proceso y hasta se ocupó de opinar acerca de Venezuela, recordando su tinte pacifista, incluyendo su toma del paseo de la Reforma en 2006, “cuando nos arrebataron el triunfo”. Paciencia Ciro.v

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here