HUELGAS, MAGNA, FUGA-.En forma por demás incomprensible los temas capitales que afectan al país como el alza de la gasolina magna, -escasa-, ofreciendo la Premium a cambio, la multiplicación de huelgas, en el norte y la fuga de capitales que traen retracción económica, no se tocan.

Junto con ésta, viene la falta de inversión y el incremento del desempleo, entre otras cosas más.

FUGAS-. La fuga de capitales no solo la originan los empresarios incrédulos por la equivocada política federal, también los mexicanos con capacidad de recursos, tema que jamás trata López Obrador en sus conferencias mañaneras, en las que abundan las intrascendencias y hasta los chistes que al tabasqueño le festejan, como ha sido costumbre en los últimos tres meses.

La salida de 9 mil 527 millones de dólares, fenómeno reportado por el propio Banco de México, debería ser preocupación mayor del gobierno. Junto con dicho fenómeno se agrega la baja de calificaciones que las firmas internacionales dan a México, siendo la última la prestigiada Moodys, con repercusiones insospechadas en los mercados internacionales.

Por si fuera poco, la secretaría del Trabajo y Previsión Social hace poco, -¿o nada?-, para conciliar intereses entre empresarios y sindicatos, de ahí que el aumento de huelgas no se limite al norte de nuestro país, ahora amenazan con llegar al centro. El pretexto oficial es dejar el libre sindicalismo que para bien o para mal, ahora deja que broten huelgas por doquier.

Ignora el propio gobierno el “despido hormiga” en grandes y medianas empresas, con indemnizaciones legales seguramente, pero despido al fin y al cabo. Esos despidos se viene dando en todos los ramos del sector productivo, empleando los patrones el argumento de que “el gobierno siembra desconfianza antes que certidumbre”.

Los trabajadores con poca o mucha antigüedad en sus empresas tienen que aceptar la versión que dan los patrones por lo que el “desempleo hormiga” se viene dando cada vez con mayor frecuencia y por todos los puntos del país. Lástima que tan delicado fenómeno no se atienda.

Eso sí, en las conferencias mañaneras se pasa de un tema a otro con tanta facilidad que los chicos de la fuente presidencial terminan por aceptar con cierto dejo de conformidad, pues de lo contrario podrían ser calificados, por ya saben quién, como integrantes de la prensa, fifí, conservadora o el ´más novedoso de los términos, “ternuritos”.

Ni para dónde hacerse con esos recursos de ataque a quiénes piensan diferente al creador de la cuarta transformación, por lo que terminaremos creyendo que la consulta sobre la termoeléctrica en Morelos fue válida y copiosa