MERKEL-.La mujer más poderosa del mundo Ángela Merkel, inteligente como es, no como otros, anuncia su retiro del poder a partir de 2021, cuando esté cumpliendo su cuarto periodo de gobierno, al ratificar que no se presentará como candidata nuevamente. Sabia Decisión.

También renunciará a la presidencia de su partido, el Unión Democrática Cristiana. Mejor.

La señora Ángela Dorothea Merkel ganó por primera ocasión la cancillería en el lejano 2005 y cada cuatro años vino sumando victorias, alcanzando la mayor fuerza posible entre el 2009 y el 2013, dado que su partido ocupó el mayor número de plazas en el Bundestag, o sea el parlamento teutón que se integra por 709 elementos.

El mal escenario o mejor dicho el más débil para la señora Merkel empezó a presentarse a partir de 2013 cuando el Partido Unión Democrática Cristiana perdió puestos. Tanto que la canciller tuvo que hacer negociaciones extraordinarias con los demás partidos, con la finalidad de “formar gobierno”. A la química le fue relativamente convencer a la “chiquillada” a sumarse a su plan.

Lo peor para la química Merkel fue en la última elección de 2017 cuando ciertamente ganó pero cada vez con menos puestos en el parlamento alemán, tanto que pasó casi dos meses para convencer a los dirigentes de los partidos opositores para convencerlos a sumarse a su gobierno, lo que logró pero a un alto costo, al dar puestos y cargos a sus más acérrimos rivales.

Aun dentro de esa debilidad parlamentaria interna, la señora Ángela Merkel tiene en el exterior la misma fuerza de años anteriores. Así lo ven los líderes de otros países como el propio Vladimir Putin. Del mandatario yanqui ni hablar pues sus cambios de opinión, -como ya saben quién-, lo hacen verse como la persona más desconfiable, como ya saben quién.

AMLO-. Sin equivocarse ni dar bandazos como otros, a la señora Merkel le alcanzaron tres cuatrienios para mantenerse fuerte, lo que debería observar el presidente electo y su equipo, hoy dueños de la cuarta transformación, -¿o transformación de cuarta?-, dueños del Poder Legislativo en ambas cámaras y de muchos gobiernos estatales, así como de municipalidades importantes.

La duda eminentemente local es esperar que nuestro futuro gobierno moreno y sus muchachos les llegue la capacidad de observación para no cometer tantos errores, -como ya saben quién-, pues de lo contrario el debilitamiento se aceleraría, con el riesgo de que en tres años podamos ver curules y alcaldías de otros color menos el moreno que hoy avasalla el escenario nacional.

Sin profetizar, en las federales intermedias de 2021 el moreno bajará.