CIUDAD DE MÉXICO.- Sin lograr acuerdos para que el Pleno de la Cámara de Diputados inicie la discusión y aprobación del dictamen sobre la Reforma Educativa, concluyó sin acuerdos con dos visiones encontradas.

La representación oficial, por voz de Mario Delgado, les dijo que Andrés Manuel López Obrador es un aliado “y no les fallará”, mientras la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no acepta nada.

Delgado insistió en que el memorándum dado a conocer por López Obrador para dejar sin efecto la actual Reforma Educativa fue bien recibida por los maestros de la CNTE, y sin querer admitirlo claramente, los docentes siguen sin aceptar el dictamen en la materia que fue aprobado en comisiones de la Cámara de Diputados.

Las pláticas siguen y “ahí vamos, ahí vamos”, remarcó.

“Una reunión muy buena con la comisión negociadora de la CNTE, creo que fue muy bien recibido el memorándum del Presidente de la República, hay una coincidencia de los maestros con el memorándum (…) Cuál es la ruta para lograrlo, que modifiquemos la Constitución y hagamos luego las leyes secundarias, es una cuestión de que se construya confianza, ahí vamos, ahí vamos”, sostuvo.

Insistió en responsabilizar a la administración del ex presidente Peña Nieto, de la desconfianza que tienen los maestros disidentes en torno a la reforma educativa por eso, dijo, deben seguir dialogando para construir esa confianza por lo que, aseguró, les están haciendo ver que Peña Nieto ya se fue y el Presidente López Obrador está de su lado.

Reiteró que el dictamen no subirá al Pleno hasta no tener un acuerdo político con el magisterio donde ellos tengan las garantías suficientes de que no se va a repetir, dijo, la persecución a los maestros, de que no habrá evaluaciones punitivas y que no se va a atentar contra los derechos laborales del magisterio.

“Es un tema que confíen en el Presidente de la República; nunca ha habido un Presidente con tanta afinidad con el magisterio, con tanto reconocimiento a la lucha que dio el magisterio en contra de la reforma de Peña Nieto; es una oportunidad histórica para que el movimiento magisterial se corone con una reforma constitucional”, afirmó.

Indicó que se determinará cuándo será la próxima reunión con el magisterio y los pasos a seguir en este tema.

A una semana de que finalice el período ordinario de sesiones, la reforma educativa sigue estancada esperando el visto bueno del magisterio disidente integrado por cinco de las 61 secciones que tienen en el país.