VIENE LO MÁS DIFÍCIL-. Excluido el Instituto Nacional Electoral del proceso interno para elegir a la nueva dirigencia priista, a los actuales dirigentes les toca doble responsabilidad: la primera que haya piso parejo y la segunda, lograr credibilidad tan escasa en este tiempo.

CANDIDATOS-.Por respeto a usted mismo le daré los cuatro aspirantes más sólidos pues hay quienes se inscriben sólo por ver qué sacan, José Ramón Martel y la desconocida Lorena Piñón.

Por cortesía primero la dama, la yucateca Ivonne Ortega Pacheco que según los enterados ocupa el segundo lugar de preferencias. Después quien encabeza las encuestas, el gobernador campechano Alejandro Moreno Cárdenas, sigue el tercer lugar, el universitario José Narro y en cuarto el discutidísimo ex gobernador oaxaqueño Ulises Ruíz no obstante que unos opinan bien.

PROS Y CON TRAS-. Expuestos a la fama pública, de los candidatos a la dirigencia priista se sabe de más, pero no sobran analizar ángulos de posibles fortalezas y debilidades de los cuatro, todos de gran experiencia de partido y gobierno, sin ignorar flaquezas que “engordan” sus “amigos”.

Alejandro Moreno Cárdenas ha sido casi todo no obstante ser el más joven legislador local y federal, gobernador y hasta presidente de la CONAGO, cargo que le permitió cultivar una cercanía con el presidente de la república “más allá de lo institucional”, lo que hace pensar que de llegar a la presidencia nacional del PRI, la pondría a las órdenes de la cuarta transformación.

A Ivonne Ortega, que también ha sido alcaldesa, legisladora, gobernadora y dirigente nacional le ven más fortalezas que debilidades pero los de la tercera edad o más, -que en este instituto abundan o son mayoría incluso-, la ven con algún recelo, máxime que tuvo el valor civil de cuestionar a Peña Nieto siendo presidente, decisiones partidistas. El tiempo ubicó mejor a Ivonne.

José Narro, académico y de buena fama pública pareciera tener puras fortalezas pero no, si algo le falta es “pueblo, conocer las canchas de tierra” hablando de futbol, hueco difícil de cubrir en el poco tiempo de campaña.

Ángulo opuesto es el del aspirante que va en cuarto lugar, el ex gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz de gran identificación con el “PRI de a pie” pero con fuertes cuestionamientos de fama pública, sobre todo fuera de su estado y más en la prensa.

Entre los priistas la retórica cuenta por lo que no es ocioso precisar que en cuanto a discurso político Ivonne y Alejandro van empatados, seguidos por Ulises. El ex rector de la UNAM va en tercero en este ángulo.

En cuanto a los ex mandatarios ni se apure ganarán con quien quede.