TAPACHULA, Chis.- En medio de la obscuridad, la madrugada de este domingo, unos dos mil centroamericanos, la mayoría de origen hondureño, cumplieron su palabra de no quedarse en Chiapas y avanzan en caravana a Estados Unidos, con su tarjeta humanitaria en mano.

En este grupo, la mayoría de los hombres, mujeres y niños viajan a Estados Unidos, sin dinero, medicinas, ni alimentos por lo que pretende pernoctar en el municipio de Huixtla. Una localidad que se ubica a escasos 82 kilómetros del Río Suchiate que sirve de división política entre México y Guatemala.

Una veintena de representantes de medios de comunicación, siguen en forma discreta el avance de estas dos mil personas, misma que carece de las medidas de seguridad que se habían implementado en caravanas pasadas.

Quadratín Chiapas