2018: la caballada da pena ajena

0
20

Además de las descalificaciones que se están recetando todos contra todos en el Estado de México y Coahuila, los extremos parecen coincidir. Andrés Manuel López Obrador, defensor a ultranza del pueblo bueno frente a los abusos de la Mafia del Poder, y Ricardito Anaya, el “niño Fidencio” dirigente de la otra mafia la “azul”; aseguran que “no vamos a reconocer a nadie que surja de un fraude electoral”. Igual descalifican a los institutos electorales de ambos estados, acusándolos de manipular actas, paquetes, funcionarios. Morena sostiene que en el Estado de México fueron sustituidos por “soldados de Eruviel” cuarenta mil funcionarios de casillas, entre presidentes y secretarios. En Coahuila, alegan que el conteo rápido cerró sin tomar en cuenta más de mil casillas y en consecuencia no aceptan el resultado del PREP que da como ganador al priista Riquelme. ¿De qué tamaño será la presión que pretenden ponerle, que el pasado lunes en el noticiero estelar de Televisa (dícese simpatizante del retorno de los azules al poder), Denisse Mearker le puso una maltratada a la presidenta del IEE de Coahuila de pronóstico reservado con el evidente propósito de calentar la plaza?

Con énfasis, pero midiéndole la temperatura al agua tibia, López Obrador le ha bajado unos decibeles a su discurso. Acompañado de la maestra Delfina, se comprometió a seguir una ruta pacifica en la impugnación de la elección y del supuesto triunfo de Alfredo del Mazo, el primo de “andobas” y estando en juego el futuro de la patria dijo “tenemos que acudir ante todas las instancias para transformar a México”, para luego insistir en el no reconocimiento de “ninguna imposición, aunque orquesten una campaña en nuestra contra”; como ya es cosa común y sana pidió al Presidente Enrique Peña Nieto “no intervenir en el proceso y respetar la voluntad de los electores”; lo que en estricto sentido es una más, de las muchas “llamadas a misa” que le formulan diariamente al inquilino de Los Pinos, que en estricto sentido jurídico no tiene velo en el entierro. Por su parte, el Presidente del IEEM precisó bajo qué circunstancias se puede proceder al recuento voto por voto: sólo cuando los votos nulos superen la diferencia de votos obtenidos entre quien quedó en primer lugar con respecto al segundo; por lo que no se advierte cómo se pueda revertir el resultado si coincide con lo reportado; otro tema son las violaciones a las condiciones de competencia, mejor conocidos como delitos electorales, los cuales se deben perseguir por la Fepade y dirimir en los tribunales.

En el PRD, ni sufren ni se acongojan; parecen muy cómodos con el papel de “actor de reparto” que el PAN les ha asignado. Están felices con la votación obtenida por Juan Zepeda, el nuevo “niño maravilla” amarillo, quien anda feliz presumiendo su “medalla de Bronce”; por su parte el dueño real del establo amarillo, que no tiene necesidad de afiliarse; –da la impresión- haber girado instrucciones de no hacerla de tos, plegarse al planteamiento del “Frente Amplio” y en lo que debe pensar es una “jugada maestra” ha planteado la tesis que Reyes Heroles aplicó en su momento “primero el programa luego el hombre”, la cual fracasó estrepitosamente; Don Jesús estaba empezando a discutir el programa en el cine Roble, cuando ya le estaban madrugando con el destape; Miguel Mancera hace gala de un cinismo que ofende; no entiendo cómo un personaje que literalmente ha destruido la Ciudad de México (los embotellamientos son cosa común y a toda hora, lo mismo en Avenida Insurgentes, también bombardeada, que en Universidad, Salamanca, Avenida Chapultepec, Universidad); La Condesa y la Roma, parecen tiraderos de escombros, La Zona Rosa da pena ajena y así toda la Ciudad, pero los “bisness” viento en popa; la inseguridad ha aumentado, las cifras se maquillan para ocultar el aumento de los delitos de alto impacto; la corrupción en trámites igual, la policía no vigila; pero eso sí Mancera compite con Peña, -además de en su ineficacia- en viajes internacionales…pretenda ser Presidente.

En el PRI no cantan diferente las rancheras. Triunfalismo total. Para demostrarlo, el Presidente Peña reinicia con mayor entusiasmo el turismo internacional. El lunes se fue a Guatemala (las malas lenguas aseguran que a indagar sobre el estado de salud de una de las joyas del “nuevo PRI” que tanto presumió desde la campaña); las acciones de OHL subieron de cotización en la Bolsa de Valores, nuevos negocios en puerta. ¡Viva el reparto de utilidades! El mercado no se equivoca. Ochoa Reza anda desatado; fue la elección perfecta, no hay nada que reclamar, los “azulejos” y sus acompañantes derrotados no hacen un “ganador”, proclama en Coahuila; para él son sueños de opio hablar de elección de “Estado”, no pasa nada, no pasó nada, el PRI es el partido que defiende las nobles causas del pueblo, el mismo discurso desde el siglo pasado; y por supuesto calentando el brazo para lo que se ofrezca, si su maestro y gurú Videgaray mantiene su no voy a ser candidato; si Narro no pasa la aduana Atlacomulco, si Osorio se desgasta aún más, lo que parece imposible, si Nuño sigue perdido en el laberinto de su reforma, si Gamboa se conformas con relevarlo. ¡Ahí está! ¡Ahí está! Ochoa para Presidente.

Finalmente, el PAN va del ridículo a la desvergüenza. De los tres principales que aspiran a ser candidatos; Moreno Valle, pretende situarse al centro; el “niño Fidencio” no deja de sonreír. A ver si conserva la sonrisa si los impresentables Moreira deciden jugar la carta de revelar de cuánto fue el arreglo con Guillermo Anaya hace seis años; su ambición la suda. ¿Se imagina el país en manos de este personaje? Sería lo peor que podría pasar. Ricardito Anaya sí es “un peligro para México”; y de la señora Zavala, que representa los intereses reeleccionistas de Felipe Calderón, ¿qué se puede decir que no esté registrado en la historia de la docena trágica?

Es correcto que cualquier partido o candidato con razón o para la foto reivindique el “voto por voto casilla por casilla”, pero que doña Margarita lo haga con el 2006 a cuestas, por decir lo menos, es un despropósito de memoria.

Como se advertirá, con estos candidatos, qué triste realidad nos espera en el 2018. La caballada da pena ajena.

¿Alguien puede asegurar que esto ya está decidido?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here